Bien en lo político,
mal en lo económico

http://hoy.com.do/image/article/301/460x390/0/3D18652F-B82F-4808-8267-742719F9B529.jpeg

La última encuesta Gallup para el diario HOY arroja resultados contradictorios, con buena valoración política para el PLD pero muy mala en la económica, la eficiencia y la corrupción

POR JUAN BOLÍVAR DÍAZ
La última encuesta Gallup para HOY publicada esta semana arroja resultados contradictorios entre los aspectos políticos, donde el presidente Leonel Fernández y su Partido de la Liberación Dominicana (PLD) resultan favorecidos, y los económicos sociales, donde se reafirma una valoración negativa.

Resalta que la valoración positiva del trabajo del primer mandatario aumenta en relación a la anterior encuesta de la misma firma, mientras se mantienen altísimas tasas negativas sobre la situación económica y las expectativas de mejoramiento, la eficiencia del gobierno y la corrupción administrativa.

La explicación de esa contradicción podría atribuirse a que la población no visualiza mejores alternativas en los partidos opositores y sus candidatos, especialmente del principal, el Revolucionario Dominicano (PRD), cuyas preferencias se mantienen por debajo de las que obtuvo en las dos últimas elecciones.

Predominio político

El balance arrojado por la encuesta de Gallup Dominicana para HOY, realizada entre el 9 y el 11 de abril indica que lo político predomina en la valoración del presidente Leonel Fernández y del PLD, registrándose una elevación del 40 al 43 por ciento en la aprobación de la gestión presidencial, en relación a la anterior, de noviembre pasado. Sólo el 33 por ciento de los 1,200 encuestados califica de negativo el trabajo del presidente Fernández mientras el 22 por ciento lo estima como regular, un calificativo considerado neutro en el lenguaje dominicano.

 El PLD es reafirmado como la fuerza política dominante, ya que un 48 por ciento dice que es el partido con el que más se identifican, con dos puntos más que en noviembre del 2006, y proporción casi similar al 49 por ciento que obtuvo en las elecciones presidenciales del 2004 y dos puntos más que el 46 por ciento que registró en las congresionales del 2006. En tanto con el PRD sólo se identifica el 23 por ciento y el 12 por ciento con el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC).

 Pese a la gran insatisfacción con la situación económica, el doctor Fernández es el político por quien se siguen manifestando mayores simpatías. Contemplando las alternativas predominantes en los dos mayores partidos opositores, por el actual presidente se inclina el 46 por ciento en una primera vuelta, y el 49.8 por ciento para una segunda si tuviera como contrincante a Miguel Vargas Maldonado, ya postulado por el segundo partido en preferencias. En el universo de los encuestados Fernández también es preferido como candidato presidencial del PLD por el 45 por ciento, casi duplicando a Danilo Medina, por quien se inclina el 23 por ciento, mientras el 5 por ciento favorece a José Tomás Pérez. Una mayoría abrumadora de los encuestados que se identificaron con el PLD (el 73 por ciento) prefirieron a Fernández, aunque este dato no puede ser considerado concluyente, tal como advirtió un técnico de la Gallup, dado que no se hizo un muestreo entre los matriculados en el partido de gobierno, que son quienes elegirán el candidato.

 De los 1,200 encuestados sólo el 34 por ciento dijo estar inscrito en el PLD, lo que equivaldría a 408 electores. Estos se reducirían a 306 si se descuenta el 25 por ciento (102 personas) que dijeron que no votarán en la elección primaria peledeista, total que no sería representativo de la matrícula nacional.

La oposición en ruinas
La contradicción entre la evaluación económica negativa y las preferencias políticas por el presidente Fernández y su partido podrían explicarse en el hecho de que la oposición política no despierta entusiasmo en la población, sin registrar progresos ni siquiera la segunda fuerza política, el PRD, pese a que desde enero pasado tiene candidato presidencial para los comicios presidenciales del año próximo. Aunque lejos de satisfacer las expectativas de la población, el PLD no registra deterioro significativo, lo que algunos atribuyen a su discurso, especialmente el del doctor Leonel Fernández. El mismo Danilo Medina ha presentado un discurso político más elaborado y en sintonía con sectores influyentes del empresariado y las clases medias. La identificación de los encuestados con el perredeísmo se mantiene por debajo del 31 por ciento que ese partido logró en las elecciones presidenciales del 2004 y en las congresionales del 2006. Ahora sólo el 23 por ciento dice identificarse con el partido blanco, dos puntos menos que en la anterior encuesta Gallup-HOY de noviembre pasado.

El candidato presidencial del PRD, Miguel Vargas Maldonado, no ha impulsado significativamente las preferencias por su partido, pues sólo alcanza el 28 por ciento en el escenario de que se enfrente al presidente Fernández en el 2008, y el 29 por ciento si va contra Danilo Medina. En segunda vuelta lo preferirán el 34 y el 37 por ciento, respectivamente. El PRSC se mantiene en un lejano tercer lugar, al registrar sólo un 12 por ciento en la identificación de los encuestados, aunque algo mejor que el 9 por ciento que logró en las presidenciales del 2004 y que el 11 por ciento que registró en las congresionales del año pasado. En cuanto a las preferencias entre los precandidatos presidenciales reformistas, el ingeniero Eduardo Estrella se mantiene a la cabeza, con un 35 por ciento, seguido por Amable Aristy Castro, que registra 26, y Luis Toral sólo el 1.4 por ciento. En relación a la anterior encuesta Gallup, Estrella ha perdido 11 puntos, y Aristy ascendió 7, misma proporción que perdió Toral.

Todavía faltan 13 meses para las próximas elecciones. Pero mientras tanto el PLD apunta a permanecer en el poder. El 43 por ciento dijo que votaría por ese partido en el 2006, duplicando el 21 por ciento que lo haría por el PRD y cuadriplicando el 10 por ciento que preferiría al PRSC. Un alto 22 por ciento todavía no visualiza por quien votaría. Las tendencias indican que para una segunda vuelta el partido gobernante tendría mayores posibilidades de captar el voto reformista, que le es más afín y en razón de los recursos económicos y el poder para repartir con anticipación, en tanto el perredeismo tendría que negociar sobre la base de promesas.

Pobre en lo económico
Con la valoración política del presidente Fernández y su partido contrasta la enorme insatisfacción que manifiestan los mismos encuestados en relación a la situación económica, la eficiencia gubernamental y la corrupción administrativa, lo que contradice el postulado de que la economía es predominante en la satisfacción humana. El 71 por ciento considera mal o muy mal la condición actual de la economía nacional, proporción casi idéntica a la registrada en las encuestas Gallup-HOY de noviembre del 2006 y del mismo mes del 2005. A la pregunta sobre la situación económica personal el 55 por ciento respondió mal o muy mal, y sólo un 15 por ciento bien o muy bien. El 29 por ciento dijo que regular.

Las expectativas también resultaron negativas. El 63 por ciento considera que las cosas van por mal camino, y sólo el 5 por ciento dijo que por buen camino. Un alto 30 por ciento no respondió. Los que estiman que la República Dominicana está estancada o en decadencia suman el 60 por ciento, contra un 35 por ciento que cree que progresa. Y los que consideran que al final de este gobierno la situación económica será mejor sólo totalizan el 27 por ciento, mientras el 40 por ciento cree que estará peor y el 24 por ciento que igual.

En la administración del gasto el gobierno tampoco queda bien parado. El 59 por ciento considera que es ineficiente, y sólo el 33 por ciento la juzga eficiente. Apenas el 10 por ciento considera que el gobierno está resolviendo los problemas del país. Y el 57 por ciento se queja del alto costo de la vida.

La percepción sobre la corrupción es abrumadoramente negativa, ya que el 98 por ciento cree que hay corrupción, un 36 por ciento la considera mayor que antes, un 28 por ciento igual y el 33 por ciento menor.

Por igual el gobierno queda mal parado cuando sólo el 33 por ciento estima bueno o muy bueno el trabajo contra la delincuencia, el 32 por ciento el combate al narcotráfico y el 30 por ciento la lucha contra la corrupción administrativa. Así mismo sólo el 29 por ciento está satisfecho con la gestión para mejorar el transporte público, el 24 por ciento con el trabajo en energía eléctrica y el 19 por ciento en creación de empleos.

 Resalta que el 51 por ciento de los encuestados aprueba como bueno o muy bueno el trabajo en materia educativa y el 40 por ciento en lo referente a salud pública, dos de los servicios fundamentales.