Big Pharma
Los seguros médicos y las corporaciones farmacéuticas

Cuando el candidato Obama anunció que, de ser elegido, iba a reformar el sistema de la salud, los seguros médicos principales y las grandes corporaciones farmacéuticas (Big Pharma) elevaron sus primas a cifras insospechadas.

La “industria” de la salud es la más “rentable” después de la industria de las armas.

Se calcula que se gastan US$2 millones cada hora en el Congreso en cabildeo y promociones entre los senadores y los representantes.

Ejemplo: el Senador Joe Lieberman recibió casi cinco millones de dólares en dos años de parte de las compañías de seguros y de la Big Pharma como contribuciones políticas.

Es “lógico” que ahora sea uno de los que se oponen a la propuesta del seguro médico universal (para todos los ciudadanos).

 Si analizamos el historial de los congresistas que se han opuesto a esa propuesta de seguro médico universal constataremos que éstos le deben sus puestos a la Big Pharma.

Invierte más de un billón de dólares al año cabildeando en el Congreso norteamericano y controlan a casi todos los congresistas debido a sus donaciones y contribuciones de campaña.

Al mismo Obama le donaron millones de dólares durante su campaña. Los seis senadores más importantes en el debate sobre el seguro de la salud en el Senado recibieron un total de 12 millones de dólares en contribuciones el año pasado.

Uno de ellos, el senador republicano Orrin Hitch, recibió de Big Pharma cerca de siete millones de dólares durante los últimos cinco años.

De ahí que el resultado final de un seguro de salud universal sea muy improbable.

Desgraciadamente siempre habrá que “comprar” la salud a través de compañías privadas.