Bioética y ética institucional

2C_¡Vivir!_18_1,p01

Médico bioeticista coordinador de Bioética y Ética Institucional del Hospital General Plaza de la Salud (HGPS).
Dentro de toda institución de salud existe un eje común fundamentado en la búsqueda del mejor beneficio de los pacientes. La calidad y la entrega con que este servicio se ofrezca hablarán de sus niveles éticos.
Con frecuencia se piensa que ese deber moral es solo una atribución del médico y, como mucho, de los demás miembros del equipo de salud, es decir enfermeras y bioanalistas, entre otros. La realidad es que el deber moral exige a todos de igual forma, y por ello se han distinguido dos lógicas de gestión bajo un mismo compromiso ético.
¿Es que existen varias éticas? No. La ética es una y única, lo que sucede es que actúa en diversos escenarios de manera diferenciada; por ejemplo, la bioética opera en el área de salud como bioética clínica y se centra en la defensa de la calidad moral de la atención y de la relación entre el profesional y el usuario. La mediación en esta nueva forma de relacionarse es colaborativa y se hace a través de un instrumento denominado consentimiento informado.
Este consentimiento informa al paciente sobre su enfermedad, su diagnóstico, pronóstico y tratamiento con el interés de que bajo el conocimiento detallado de los procedimientos a utilizar, así como de los riesgos y beneficios del mismo, el paciente asuma su derecho a decidir sobre las alternativas que se le proponen, rompiendo los antiguos modelos paternalistas que imponían una relación entre el que manda y el que obedece, por una nuevo tipo dialógico entre el que presta un servicio basado en sus conocimientos y el que tiene necesidad de ellos.
Una segunda lógica de gestión viene dada por la ética institucional, que no es más que la aplicación de la misma fundamentación, pero aplicada desde el área administrativa. Esta se sustenta en valores instrumentales que cuantifican los medios para la correcta intervención de los servicios médicos.
¿Son los que tienen que ver con los gastos? No solamente los gastos, es un servicio administrativo que incluye desde los guardianes hasta las más altas autoridades no clínicas, y su trabajo debe estar coordinado con el de la bioética clínica que está a su vez vinculado a valores intrínsecos, o sea, los que tienen que ver con la búsqueda de la salud perdida.
Entonces ¿esas dos lógicas son antagónicas? No. No deben de serlo, aunque en ocasiones lo aparenten, por ejemplo, cuando un médico indica un procedimiento y el paciente llega al sector administrativo y desde allí no pueden resolverle los impedimentos económicos.
Parecería que el uno es el de la buena intención y el otro el opuesto, cuando en realidad no es así, pues sin la eficacia de la ética institucional no podrían desarrollarse los valores intrínsecos de la bioética.
Para nosotros no son dos éticas, sino dos lógicas de gestión. La tarea dentro de un hospital es ponerlas en consonancia a través de las estructuras vinculadas a estas, como son los comités de bioética asistencial, de investigación y de ética institucional y lograr que interactúen entre ellos mismos.