Biografía de Gardel dice que ni es uruguayo ni homosexual

http://hoy.com.do/image/article/35/460x390/0/2720B453-2CED-4A71-9C50-51B4FEDAC34B.jpeg

BUENOS AIRES (EFE).- Carlos Gardel, la voz del tango y el seductor por antonomasia, no fue ni homosexual ni uruguayo ni recluso del penal más duro de Argentina, según una biografía de 950 páginas que pone en su sitio los “mitos y leyendas” gardelianos. 

El lugar de nacimiento es uno de esos “mitos” y la homosexualidad otro, dijo a EFE Osvaldo Barsky, un especialista en Ciencias Sociales argentino que ha dedicado cerca de 20 años a seguir el rastro del “Zorzal criollo” y no tiene ninguna duda de que nació en Francia y de que le gustaban las mujeres.

“Hay sólidas pruebas de la heterosexualidad de Gardel y muchas pistas que revelan que fue un amante intenso”, asegura.

El libro que Barsky ha escrito junto con su hijo Julián, músico y periodista, saldrá a la venta la semana próxima en Argentina, editado por Taurus, y no sólo resume todo lo publicado hasta ahora sobre Gardel sino resultados de investigaciones propias. Sobre la abundancia de “puntos oscuros”, contradicciones y misterios acerca de Gardel, Barsky no se rompe la cabeza.

Para él, es producto de la ausencia de investigaciones serias y no tanto del hecho de que el intérprete de “Mi Buenos Aires querido” se convirtiera en un mito tras su trágica muerte, en 1935. “Las ciencias sociales desprecian este tipo de temas, no les parecen importantes para la cultura”, señala Barsky, que se sorprendió al comprobar que muchas de las cosas que se dicen de Gardel en realidad nunca fueron chequeadas por nadie, a pesar de que la información estaba al alcance de quien la buscara.

Barsky y su hijo entrevistaron a los pocos contemporáneos de Gardel con vida, a estudiosos y coleccionistas, leyeron todo lo escrito sobre él y su época, buscaron en bibliotecas y archivos, y siguieron la pista a las “mentiras” hasta desenmascararlas. Escribieron 2.000 páginas que al final quedaron en 950, divididas en nueve secciones que se estructuran alrededor de la evolución musical de Gardel, “notablemente coincidente con su historia personal”, y las ilustraron con 200 fotografías, muchas inéditas.

 Después de terminar tamaña tarea, a la que se ha dado el título de Gardel: La Biografía, a Barsky le quedó la idea dominante de que se mató por llegar a ser el mejor cantor de todos los tiempos.

Quien observe su característica y seductora sonrisa bajo el ala del sombrero “gachó”, tal como lo retrató el hispano-uruguayo José María Silva, sólo puede pensar en un triunfador.

Sin embargo, antes fue un niño criado en ambientes marginales y sin padre, que se escapó de su casa, vivió perdido cuatro o cinco años y rozó la delincuencia.

“Fue a través de la música que se salvó”, si no “hubiera sido un rufián de prostíbulo”, dice Barsky, que no obstante califica de “disparate” las versiones de que estuvo preso en el durísimo penal de Ushuaia, en el extremo sur del continente.

  Tuvo un prontuario policial, aunque hoy ya no existe, porque según algunos fue hecho desaparecer, pero el mayor delito cometido, según testimonios de época, parece ser el robo de unas gallinas.

Hasta llegar al año 1914 o 1915, cuando empieza a ser considerado como artista, no tuvo unos ingresos asegurados.

Barsky destaca como uno de los aspectos menos conocidos de Gardel que revela el libro su militancia activa en el Partido Conservador.