Black Friday desata un gran “frenesí” en EEUU

NUEVA YORK. El tradicional maratón del consumo de este viernes en Estados Unidos, en el llamado “Black Friday” de rebajas, en particular en Nueva York, turistas y locales circulaban frenéticamente desde el alba e incluso desde el jueves en busca de grandes ofertas. Este viernes temprano, las tiendas de Brodaway, una arteria comercial central del sur de Manhattan, estaban repletas de gente.

Ya desde el final de la mañana del jueves, en horas en las que algunos comenzaban a comer el tradicional pavo del Día de Acción de Gracias, una decena de personas hacía fila, protegidas contra el frío, ante una tienda de electrónicos de la cadena Best Buy del norte de Manhattan, cuya apertura estaba prevista para las 18H00 locales.

A las 21H00, la tienda estaba llena. Laura Pisani vino especialmente con su madre para comprar un iPad, uno de los best-sellers de la temporada: “Hicimos una cena de Acción de Gracias, pero temprano, a las 16H00”. El llamado “Black Friday” o “viernes negro” en traducción al español, el día siguiente del feriado de Acción de Gracias, es una de las jornadas más activas del año para el sector de ventas minoristas en Estados Unidos, y considerado como un medidor de la temporada de ventas de fin de año. El nombre del día proviene de que frecuentemente hace que los resultados anuales de las tiendas queden en positivo o “negro” en inglés Dennis Dielewski, un estudiante neoyorquino de 16 años, llega a una tienda de Soho el viernes con dos bolsas de ropa bajo su brazo, acompañado por cuatro amigos. La Federación Nacional de Minoristas (NRF, en inglés) espera una “buena temporada”.