Blair inicia visita a Pakistán

http://hoy.com.do/image/article/331/460x390/0/4887CEB3-7560-4EC5-9D08-A87AA0DB6589.jpeg

ISLAMABAD (AP).- El primer ministro británico Tony Blair llegó a Pakistán ayer sábado para dialogar con el presidente, el general Pervez Musharraf, sobre cómo contener el flujo de radicales islámicos entre sus países y abordar el tema del sangriento resurgimiento Talibán en el vecino Afganistán.

Blair aterrizó en la capital, Islamabad, antes de una reunión con Musharraf programada para el domingo cuando se espera que los líderes estén de acuerdo en nuevos planes para contrarrestar el extremismo _ incluyendo aumentar un fondo de ayuda económica para promover la enseñanza moderada en escuelas religiosas y un nuevo impulso a la colaboración en asuntos de inteligencia y antiterrorismo, que incluiría proveer de entrenamiento en ciencias forenses.

La visita de Blair, la tercera a Pakistán y la primera desde el 2002, ocurrió un día después que Musharraf liberara, en un acto de clemencia, al británico mantenido en el pabellón de la muerte paquistaní durante 18 años.

Mirza Tahir Hussain, de 36 años, había mantenido su inocencia en el asesinato del taxista Jamshed Khan en 1988. Fue liberado el viernes luego que su sentencia de muerte fuera conmutada por cadena perpetua dos días antes e inmediatamente voló a casa en Gran Bretaña. Una sentencia de muerte en Pakistán es igual a 14 años de prisión, los cuales Hussein ya ha purgado.

Un funcionario en la Oficina de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña dijo esta semana que cientos de personas viajaban entre Pakistán y Gran Bretaña cada año para transmitir mensajes y recavar a nombre de grupos que planean ataques terroristas.

Docenas se enfilan rumbo a la región fronteriza de Pakistán para asistir a cursos de entrenamiento en terrorismo, informó el funcionario. Los líderes esperaban discutir los asuntos relacionados con el patrullaje de la porosa frontera entre Pakistán y Afganistán y el papel de las fuerzas militares británicas en la provincia sureña de Helmand, donde más de 30 soldados han muerto desde junio en una feroz escalada de la violencia.