BNDES realiza análisis de crédito a las obras de Odebrecht en el exterior

Odebrecht-1

Odebrecht recibió de BNDES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social) una señal positiva sobre las líneas de financiación de las exportaciones, suspendido para las empresas involucradas en la Operación Lavajato desde mayo de 2016.
El banco pretende iniciar los procedimientos que pueden conducir a la liberación de US$ 600 millones para Odebrecht Ingeniería y Construcción (OEC) para las obras ya realizadas fuera de Brasil y cuyas exportaciones de bienes y servicios están confirmadas. Los créditos necesitan nueva aprobación de la junta del banco de desarrollo, incluyendo las líneas previamente aprobadas. El jueves, un equipo de alto nivel de la empresa Odebrecht estaba en la sede del BNDES dispuestos a definir el futuro de las líneas de exportación. En la conversación, según fuentes que han seguido el caso, salieron respuestas positivas para la empresa.
La reunión con la empresa constructora, de acuerdo a personas que conocen el asunto, fue el día después de la visita del Ministerio Público Federal (MPF) cuando se trató la “plenitud” de los acuerdos de lenidad y la comodidad de la institución en cuanto a los efectos del compromiso para las empresas.
En diciembre, el grupo Odebrecht aceptó pagar más de R$ 7 mil millones en el acuerdo con el Ministerio Público de Brasil, la Justicia de Estados Unidos y Suiza, siendo este el mayor acuerdo de este tipo en el mundo. Según personas familiarizadas con el asunto, el banco señaló que, además de regularizar estas liberaciones consideradas en atrasados, puede reevaluar la normalización de otros proyectos pendientes con líneas de financiación ya aprobados y la apertura del diálogo para nuevos proyectos.
Sin embargo, después de haber sido sometido a la junta directiva del BNDES.
Consultado, el BNDES dijo que el acuerdo de lenidad “impactó positivamente en el registro” de Odebrecht. Pero la liberación del crédito depende de cuatro criterios, incluyendo la firma de un acuerdo de conformidad, los demás son la existencia de “funding”, el avance físico de la obra y el riesgo de crédito del importador.
Según el periódico, La OEC ya comenzó la carrera para preparar y presentar el acuerdo de conformidad, garantizando la ausencia de irregularidades en las obras. La constructora aclaró que los US$ 600 millones que el banco de desarrollo se encuentra en retraso, representan actualmente el 14% de los créditos totales con la institución, teniendo en cuenta las líneas de exportación antes aprobó US$ 4,3 mil millones.
La conversación con el BNDES trajo luz a Odebrecht, que llegó a ser perseguido por poder correr el riesgo de un proceso de recuperación judicial necesario para reorganizar sus finanzas.
Existe una gran presión sobre la liquidez de la OEC y la evidente dificultad en el avance del programa de venta de activos, puesto en marcha por la holding Odebrecht (ODB) durante casi un año. El grupo tenía una deuda neta de R$ 76.3 mil millones a finales de junio.
La mayor parte de las obras incluidas en la cantidad que pudiera ser liberada por el BNDES se encuentra en América Latina y África. El banco suspendió líneas de 25 proyectos internacionales de varias empresas nacionales de construcción y un total de US$ 7 mil millones, dependiendo de Lavajato.
Sin el pago de las líneas de exportación y sin nuevos proyectos, la empresa constructora estaba quemando dinero de su caja, que fue de R$ 10 mil millones a R$ 4,7 mil millones entre enero y septiembre de 2016. La OEC no presentó el informe anual, pero advirtió a inversores que detienen sus títulos internacionales, que su caja estará por debajo de R$ 4 mil millones a finales de diciembre.
En el último trimestre del año pasado, la OEC redujo el avance de sus trabajos, por lo que toda la cadena de exportación de sus proyectos sufrió una caída en losvolúmenes comprados y pagados. Con la liberación por el BNDES, la cadena de nuevo vuelve a ser irrigada.
En las líneas de exportación, el BNDES financia los gobiernos contratantes de Odebrecht, con el compromiso de compra de bienes y servicios brasileños en el proyecto. A pesar del crédito en el país extranjero, los fondos se pagan a la OEC, debido a que la empresa compra los materiales de antemano. El dinero viene como el reembolso de los gastos ya realizados.
La constructora del grupo Odebrecht se ha reducido drásticamente en los últimos años. En 2014 y también en 2015, el ingreso bruto fue de R$ 34 mil millones. La previsión para el año pasado fue de R$ 18 mil millones (US$ 6 mil millones), y este año, la orientación prevista para el mercado era de US$ 5 mil millones y de R$ 15 millones a los cambio actuales.
La OEC fue el grupo empresarial más importante. Con Lavajato, la posición fue asumida por la petroquímica Braskem, además de otros accionistas, inclusive de mercado tiene su propio desafío. Del acuerdo de R$ 7 mil millones en el Grupo Odebrecht con el MPF, R$ 3.1 mil millones son de Braskem, de los cuales R$ 1,6 mil millones serán pagados de inmediato, la de Odebrecht en un plazo de 23 años.
La contracción de la OEC hará que el ingreso bruto a ser divulgado por la ODB para el 2016 regrese a R$ 90 mil millones. En 2015, el grupo había pasado R$ 100 mil millones en ingresos brutos.Para completar el delicado escenario de ODB, con el debilitamiento de la constructora, la discusión con respecto a la suficiencia del acuerdo de lenidad firmado con el MPF contribuyó a la demora en el cierre de la venta de Odebrecht Ambiental para Brookfield, transacción aporta US$ 768 millones de la caja de la holding.
La discusión sobre la eficacia del acuerdo de la indulgencia MPF y el Fiscal General y Unión (AGU) afecta el progreso del programa de venta de activos, cuyo objetivo es llegar a $ 12 mil millones en efectivo y eliminar la deuda del balance de R$ 17 mil millones.
Odebrecht dice que los procesos de ventas siguen el ritmo normal y que las propuestas vinculantes para comprar la central hidroeléctrica Chaglla en Perú, deben llegar a principios de abril. Aún así, el único activo vendido y pagado fue la concesión de carreteras en Perú Rutas de Lima, por R $ 1 mil millones.