Boca Chica:  plan de desarrollo

Boca Chica ha experimentado dos procesos contradictorios, antagónicos en términos sociales, pero simultáneos. Junto a una vigorosa actividad económica que se ha ido desarrollando en base a inversiones turísticas y de otras índoles, se produce también una especie de involución social caracterizada por el auge de las drogas, la delincuencia, prostitución infantil, contaminación, daños al ambiente y deserción escolar. En fin, la pujanza económica no impulsa el desarrollo humano de la manera que debería hacerlo.

Esta realidad ha sido captada en el diagnóstico que sirve de soporte al Plan Estratégico de Desarrollo 2011-2016, elaborado por el Ayuntamiento Municipal y otras entidades influyentes de Boca Chica. El diagnóstico recoge, entre otros males,   crecimiento desorganizado de la población, arrabalización, falta de medios adecuados para la disposición de los desperdicios y de equipos para los bomberos, inseguridad ciudadana,  desempleo e   inmigración no deseada.

En fin, pese a su gran atractivo turístico,  contar con el mayor puerto del país, un aeropuerto internacional e inversiones considerables en comercio y turismo, y la ventaja geográfica  de su cercanía con la Capital, el atractivo de Boca Chica ha ido decayendo. Hace falta poner en ejecución   el Plan Estratégico de Desarrollo 2011-2016.

Educación por la seguridad vial

Los accidentes de tránsito, que en nuestro país están entre las principales causas de muerte y lesiones permanentes, ocurren en gran medida por la escasa educación vial de conductores y peatones.

De ahí que sea necesario promover toda actividad o campaña que tienda a incrementar la educación de los conductores, su disciplina y respeto por las leyes de tránsito y los derechos de los peatones.

Con ese objetivo se realizó ayer en la avenida George Washington una caminata por la seguridad vial, actividad en la que el director de AMET, mayor general José Aníbal Sanz Jiminián, abogó porque se realicen con más frecuencia jornadas  que contribuyan a que el ciudadano tenga más conciencia y pueda movilizarse con mayor seguridad.

La sociedad en pleno  debe unirse   a esta lucha por la seguridad vial.