Bolaños enfrenta ola de protestas

MANAGUA (AFP).- Varias decenas de heridos y detenidos dejaban este lunes violentas protestas en la capital nicaragüense contra el gobierno de Enrique Bolaños, cuya renuncia fue solicitada por la mayoría de los alcaldes del país.

Varios miles de estudiantes salieron a las calles de Managua para protagonizar violentas manifestaciones contra un alza en los pasajes del transporte urbano, a las que se comenzaron a unir pobladores de barriadas pobres, según constataron periodistas de la AFP.

La crisis que enfrenta el presidente Bolaños se vio agravada ante un manifiesto firmado por 96 de los 152 alcaldes del país, que le pidieron la renuncia ante su presunta incapacidad para hacer frente a las protestas estudiantiles.

Según fuentes policiales y estudiantiles, los enfrentamientos de los manifestantes con grupos antimotines de la policía dejaba al menos 13 detenidos y una cantidad no determinada de heridos por piedras, balas de goma o gases lacrimógenos.

Los enfrentamiento empezaron en la Universidad Agraria (UNA), al norte de la capital, donde las brigadas antimotines desalojaron con gases lacrimógenos y balas de goma a los estudiantes que bloquearon la vía pública, denunció el dirigente estudiantil, Yasser Martínez, a la AFP.

Los estudiantes fueron reprimidos por quemar llantas, levantar barricadas y bloquear el paso en un trecho de la carretera panamericana que pasa frente a la UNA, 15 km al noreste del centro de la capital.

En tanto, cerca de 1.000 estudiantes de la Universidad Centroamericana (UCA), y la Universidad de Ingeniería (UNI) se tomaron el centro de la capital, que se resistian abandonar el sitio, en medio de una batalla campal con la policía, que reportaba al medio día un agente gravemente herido, constató la AFP.

Mientras tanto, más 300 estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) trataban de resistir, al sur de la capital, a las brigadas antitomotines que cercaron y abrieron fuego contra el recinto académico, donde fueron vistos jóvenes ensangrentados buscando refugio.

El enfrentamiento impedía a las ambulancias de la Cruz Roja entrar al recinto para socorrer a los universitarios heridos.

Por su lado, cientos de jóvenes encapuchados de la universidad de economía, ocuparon y ubicaron barricadas sobre una avenida al este de la capital, cerca del mercado principal.

Uno de los pobladores que se sumaron a las protestas, Carlos López, que fue detenido por la policía, dijo que: “Ya no aguantamos el desempleo, el alza del transporte, del combustible, lo que el gobierno, hace contra la población sí es vandalismo”.

Cientos de policías patrullaban constantemente la capital nicaragüense que ha sido cubierta por el humo que levantan las llantas que universitarios y pobladores quemaron en varias avenidas de la ciudad, convertida este lunes en un verdadero caos, que amenazaban con extenderse al interior del país.

Por su parte, los alcaldes indicaron en un manifiesto que: “Si el presidente no quiere o no puede asumir la responsabilidad para el cargo que fue electo, con todo respeto y seriedad le solicitamos que renuncie”.

El manifiesto, firmado por alcaldes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda) y del Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha), que dirige el ex presidente Arnoldo Alemán, fue leído por el alcalde de Managua, el sandinista Dionisio Marenco

El comunicado fue emitido por los ediles organizados en la Asociación de Municipios de Nicaragua (Amunic).