Bolivia en calma y expectante ante peticiones de diálogo

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/C7D98C77-8545-4146-8F0D-118281938EE5.jpeg

LA PAZ (EFE).- Bolivia vive hoy una jornada de tranquilidad y expectación ante las primeras peticiones de diálogo para lograr un pacto nacional que frene la amenaza de nuevas protestas sociales y el peligro de enfrentamientos en el país. La Paz amaneció en calma y libre de amenazas de manifestaciones callejeras por primera vez desde el pasado lunes, después de un período de tensión con rumores de golpe de Estado y un pronunciamiento rebelde de dos militares, deslegitimado por el Ejército.

Con la excepción de la tregua del jueves por la celebración de la festividad católica del Corpus Christi, entre el lunes y el viernes el centro de la urbe fue escenario de marchas y confrontaciones entre manifestantes y fuerzas del orden que dejaron una docena de heridos y daños materiales.

El dirigente de la confederación nacional de campesinos, Román Loayza, dijo a EFE que los agricultores que han marchado por La Paz en demanda de la convocatoria de una Asamblea Constituyente y de alcances más radicales en la reforma petrolera promulgada hace dos semanas decidieron recuperar fuerzas para la semana siguiente.

Loayza descartó las movilizaciones durante el fin de semana, anunció nuevas protestas a partir del lunes y amenazó con un bloqueo de carreteras a partir del miércoles en caso de que el Congreso no atienda a sus reclamos cuando reanude sus sesiones el martes.

El mismo panorama de calma presentó hoy la vecina localidad de El Alto, donde la Federación de Juntas Vecinales cumple el sexto día de una huelga general indefinida que ha sido acatada de forma parcial y que hoy no tuvo ningún seguimiento, pues la actividad fue normal, según informes periodísticos.

La Fejuve advirtió, no obstante, que el martes tiene previsto descender hacia el valle de La Paz para presionar a las autoridades con marchas en las inmediaciones de la plaza Murillo, en cuyo seno se encuentran el Palacio de Gobierno y el Congreso.

El compás de espera dio hoy paso a los primeros y desesperados llamados al diálogo, lanzado por los alcaldes de ocho de las diez ciudades principales del país a través de un comunicado publicado en la prensa local.

Los gobernantes municipales, liderados por el alcalde de La Paz Juan Del Granado, respaldaron la iniciativa del Defensor del Pueblo y de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de instalar “una urgente cumbre social y política donde acuerde una sola agenda nacional”.

En los últimos días se han agudizado las diferencias entre los líderes empresariales y cívicos de la región oriental de Santa Cruz que exigen un referéndum autonómico y los líderes sindicales del occidente encabezados por el Movimiento Al Socialismo de Evo Morales y que demandan una Asamblea Constituyente.

Ambas cuestiones serán tratadas el martes por el Congreso, tras casi dos semanas de receso en una sesión marcada por la presión que ejercerán miles de personas en los alrededores del hemiciclo.

También por las amenazas de Santa Cruz, cuya cúpula empresarial ha pedido al presidente Carlos Mesa que “si no tiene la capacidad para gobernar, debe dar un paso al costado”.

El ministro de Presidencia, José Antonio Galindo, dijo el viernes que el Ejecutivo ha conformado comisiones de trabajo con líderes sociales para encontrar una solución al conflicto y evitar nuevas protestas.

Mientras tanto, el ministro de Gobierno (Interior), Saúl Lara, aseguró hoy el normal desarrollo de las próximas sesiones en el Parlamento.