Bonó y Finjus no creen secretario OEA haya sido mal interpretado; ven que tuvo yerro grave

p13

El Gobierno concita más apoyo de importantes sectores frente a su rechazo a las declaraciones del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, respecto al compartimento de República Dominicana y Haití de una isla.

Ayer, el Centro Bonó y la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus) refutaron al funcionario, quien dijo que sus declaraciones fueron malinterpretadas, y afirmaron que fue un yerro “grave” que revela su desconocimiento de la personalidad jurídica de las dos naciones, y no contribuye a la solución del conflicto entre ambas.

Señal de prejuicio. Roque Féliz, director del Centro Bonó, dijo que dada la naturaleza del conflicto que tiene República Dominicana, las declaraciones del secretario general de la OEA, además de imprudentes, “mandaron una señal de prejuicio”, pues usó un discurso con una afirmación “gravemente equivocada”.

Indicó que no es cierto que en el país lo malinterpretaron “porque en resumida cuenta, lo que él dejó entrever es que, porque República Dominicana y Haití comparten una sola isla, son lo mismo, y eso no es verdad, pues ambos son Estados independientes”, agregó Féliz.

Requirió del secretario general de la OEA un cambio de actitud y en su manera de entender y de acercarse al problema de las relaciones binacionales entre Haití y la República Dominicana y afirmó que de lo contrario, él no contribuye a la solución del conflicto.

Desbordó situación. También el vicepresidente ejecutivo de la Finjus, Servio Tulio Castaños Guzmán, rechazó que Almagro haya sido malinterpretado en sus declaraciones, y recordó que el secretario general de la OEA ha venido emitiendo “juicios errados” sobre el Plan de Regularización de Extranjeros ilegales.

Recordó que primero dijo que desde el país se estaban haciendo deportaciones masivas de haitianos, lo cual no era cierto y sugirió incluso, detenerlas.

“ Pero lo que desbordó el problema son los últimos pronunciamientos que hizo y que eventualmente podrían provocarle problemas con nosotros, ya que él es el vocero de la OEA y ha emitido juicios de cosas que ni siquiera se habían conocido en la asamblea de ese organismo”, dijo.

Agregó que independientemente de lo que Almagro quiera explicar ahora, “estamos hablando del secretario general de la OEA, quien tiene que tener mucho cuidado cuando emite juicios sobre los Estados”, pues es el vocero de una institución en donde confluyen decenas de Estados más, y sus pronunciamientos probablemente comprometen a los demás”.

Lo que dijo Almagro. La controversia que involucra al secretario general de la OEA se generó a raíz de una entrevista que concedió a CNN en español, donde habló del conflicto entre República Dominicana y Haití, durante la cual expresó que “La solución definitiva implica que ambas partes acuerden variables fundamentales para atender el tema de migración. Es una isla; generalmente cuando es una isla no hay dos países, hay un sólo país, aunque sea una isla grande como Australia. Esta es una isla pequeña con dos países, con realidades económicas diferentes, con realidades políticas muy diferentes”.

Difieren sobre ir a reunión. Aunque ambas entidades entienden que se está en un momento “muy difícil” después de los pronunciamientos del secretario general de la OEA, difieren sobre la decisión del Gobierno dominicano de no asistir la semana próxima a la convocatoria del organismo internacional en Washington.

Sería peligroso. El vocero del Centro Bonó dijo que a ellos les preocupa el anuncio del Gobierno de que no asistirá a esa reunión, porque se podrían cerrar los canales diplomáticos, lo cual sería muy peligroso en estos momentos.

“Nosotros estamos en un momento muy conflictivo en las relaciones binacionales con Haití, en las cuales los canales diplomáticos deben mantenerse, puesto que cuando se cierran, lo que se anuncian son vientos de escalamientos de los conflictos, y cuando se escalan los conflictos, las consecuencias son mucho peores”, expresó.

Consideró que “aunque tengamos razón de sobra para concurrir molestos” por el comportamiento del secretario general de la OEA, “el Estado dominicano está en la obligación de poner siempre su empeño en que no se cierren los canales diplomáticos, y de no asistir a esa reunión podría suceder”.

No hay condiciones para ir. La Finjus, en cambio, dijo que apoya al Gobierno, y que prefiere esperar que la situación se normalice

“En la actual coyuntura las condiciones no están dadas como para que el Estado dominicano se exponga a que lo sigan desconsiderando, esa es la realidad, y ciertamente, los juicios que ha emitido ese señor no se corresponden con la verdad”, significó.

Castaños expresó que espera también que los juicios externados por Almagro no contaminen el informe que debe rendir la misión de la OEA que visitó el país y Haití la semana pasada.

Por lo pronto, el Gobierno suspendió la reunión que tenía con la OEA la semana próxima, en Washington, Estados Unidos.