Boom de inversiones en Santiago pero persisten problemáticas

Boom de inversiones en Santiago pero persisten problemáticas

Santiago de los Caballeros es el centro económico del Cibao y municipio cabecera de la provincia Santiago.

Al equipo del CDES le satisfacen las inversiones que realizan el Gobierno central, y el cabildo dirigido por el alcalde Abel Martínez, afirma Reynaldo Peguero

La ciudad de Santiago de los Caballeros vive el boom de las inversiones gubernamentales que, por masivas e imponentes, se convierten en un imán para las privadas.

Pero esa favorable coyuntura no significa que todos sus problemas están resueltos, pues tres de los más acuciantes, están en lista de espera o en vías de solución: la contaminación del río Yaque del Norte, el caótico tránsito y deficiente sistema de transporte público, y la violencia que golpea al distrito municipal Santiago Oeste.

Esa radiografía social fue presentada por Raymundo Peguero, director ejecutivo del Centro de Desarrollo Estratégico de Santiago (CDES), quien pondera las ejecutorias gubernamentales y municipales para mejorar la calidad de vida de los residentes en la ciudad más importante del Cibao, pero también señala las intervenciones que se necesitan para solucionar o aminorar el impacto de las problemáticas citadas.

El río Yaque del Norte, uno de los más importantes del país, atraviesa el corazón de Santiago y, en un tramo de diez kilómetros, recibe altos niveles de contaminación producto de los residuos que vierten las familias que viven próximo a su ribera, y las empresas industriales.

En ese sentido Peguero destacó que el principal inconveniente, para controlar la contaminación, es la falta de un colector, de un kilómetro lineal, que recoja las aguas residuales procedentes de Gurabo, Pontezuela, Guazumal, Tamboril y Licey.

“El principal problema es que tenemos una planta de tratamiento, en Rafey, que está en la ribera del Yaque, y está subutilizada en más de un 60 por ciento, porque no se han colocado los colectores, específicamente el colector 10, que podría recoger toda el agua residual que viene del área noreste de la ciudad.

“Eso le corresponde a CORAASAN, y esa entidad, con una inversión de 2,000 millones de pesos, está aumentando la cantidad de colectores, pero se requiere de una inversión importante en el colector 10”.
Peguero explicó que el gran reto es manejar la presencia bacteriana, y químicos como el nitrógeno, el azufre y otros derivados de la industria, cuyos niveles se elevan, en más de un 300%, cuando las aguas salen de Santiago.

Modelo integrador para el transporte público

Dos de las obras más importantes que lleva a cabo el Gobierno central en esta ciudad son el monorriel y el teleférico, dos sistemas que estarán interconectados, y que moverán, respectivamente, 40,000 y 4,500 pasajeros por hora.

Pero esas soluciones de transporte masivo imponen medidas dirigidas a integrar a los que hoy son los operadores del transporte público en sus diferentes modalidades, afirmó Peguero.

“Si construyes un monorriel y un teleférico y te olvidas del transporte colectivo, del concho, motoconcho, buses, minibuses, y no le das carácter integral, entonces vamos a tener un soberano desorden”.

Los estresores sociales del distrito Santiago Oeste

El distrito municipal Santiago Oeste alberga una población de alrededor de 250,000 habitantes, en un perímetro de 16 kilómetros cuadrados, lo que para Peguero representa una explosión urbana y de seguridad ciudadana que convierte a esa demarcación en un punto crítico de Santiago de los Caballeros.
En ese contexto la violencia es más regla que excepción, según sus consideraciones.

“Si hay territorios en donde con inequidad territorial y escaso acceso a los servicios, como ocurre en Santiago Oeste, eso se convierte en un caldo de cultivo para la violencia. Los casos de violencia contra la mujer y conflictos sociales están concentrados en Santiago Oeste.

“También ocurren fenómenos similares en Gurabo, Pekín, Vietnam, Cristo Rey, Bella Vista. Pero el mayor índice de violencia contra la mujer y violencia urbana está concentrado significativamente en Santiago Oeste”, refirió.

Peguero expresó que los residentes en esa zona sufren carencias de servicios de salud, porque sólo cuentan con un hospital de 40 camas, y sólo diez unidades de atención primaria, y necesitan 25.
Además requieren más acceso a vías de comunicación.

“Santiago Oeste fue un barrio construido por migrantes que fueron afectados por un fuego detrás del cementerio de Santiago y los trasladaron allá. Esa zona tiene gran población de provincias colindantes. Hay alta presencia haitiana, pero los haitianos no están involucrados en la mayoría de casos de violencia”.

Inversiones Gobierno

Al equipo del CDES le satisfacen las inversiones que realizan el Gobierno central y el cabildo, dirigido por el alcalde Abel Martínez, afirma Peguero al destacar que, esas realizaciones, tienen el sello de la coordinación y la planificación.

“En el primer Consejo de Gobierno que el presidente Luis Abinader hizo en Santiago firmó un convenio de trabajo con el Compromiso Santiago. Todo lo que está ahí él lo ha ido cumpliendo de manera asertiva, elevando la inversión de manera significativa.

“No teníamos contemplado una inversión tan grande, pero él se asoció a la Agencia Francesa para el Desarrollo, y esa inversión va tan rápido que se está invirtiendo en el monorriel y en el teleférico”.

Le invitamos a leer: RD es un «oasis» de crecimiento, según Abinader