Boston se prepara para
cambiar a Manny Ramírez

http://hoy.com.do/image/article/328/460x390/0/9FE366B0-85AF-4C0C-B654-63256E9A32D4.jpeg

POR ENRIQUE ROJAS
ESPNdeportes.com
MIAMI .-
A diferencia de años anteriores, el capítulo de esta temporada de “Manny quiere salir de la ciudad” podría tener un final feliz para el jonronero dominicano y sus sufridos patronos, los Medias Rojas de Boston.

Una vez más, por tercer año consecutivo, la cuestión más importante en la Nación Medias Rojas no es la disputa de algún jugador con los Yanquis de Nueva York, sino el tratar de complacer el deseo más importante en la vida del jardinero Manny Ramírez, quien daría lo que fuera (menos su sueldo anual de 20 millones de dólares) para escapar a otro conjunto.

Debido a los escandalosos contratos recibidos por Alfonso Soriano, Carlos Lee, Gary Mathews y Juan Pierre en el mercado de agentes libres y la total ausencia de bateadores parecidos a Ramírez, el contrato del dominicano (casi 40 millones por las próximas dos temporadas) ha dejado de ser un gran obstáculo para que algunos clubes se interesen en ayudar a los Medias Rojas a resolver el problema.

Además de los Angelinos de Anaheim y los Orioles de Baltimore, clubes que desde el año pasado reportaron interés en concertar una transacción, ahora se han sumado tres equipos de la División Oeste (Dodgers de Los Angeles, Padres de San Diego y Gigantes de San Francisco) y dos de la División Este (Filis de Filadelfia y Mets de Nueva York) en la Liga Nacional.

Incluso, un oficial de la Liga Americana dijo a Buster Olney, de ESPN.com, que es posible que Ramírez sea cambiado en el fin de semana.

Pero antes de ubicar a Ramírez con un uniforme diferente al de los Medias Rojas hay que recordar que la mayoría de cosas que se dicen y escriben alrededor del pelotero parecen más como piezas de leyendas urbanas a realidades.

“Nadie sabe lo que piensa Manny y nadie sabe cuando cambiará de parecer”, advirtió David Ortiz a ESPNdeportes.com. Ortiz no es solamente compatriota de Ramírez, sino además uno de los pocos seres en el planeta que tiene algún tipo de acceso a la intimidad del enigmático jardinero izquierdo.

Por otro lado, Boston tiene otros problemas por resolver antes de embarcarse en cambiar a uno de los mejores bateadores de todos los tiempos en las Grandes Ligas.

Actualmente, Larry Lucchino, el presidente de los Medias Rojas, se encuentra en Japón tratando de cerrar las negociaciones con el derecho japonés Daisuke Matsuzaka, mientras que Theo Epstein, el gerente general, sigue buscando terminar los detalles de un posible contrato con el jardinero agente libre J.D.Drew.

Ya Boston comprometió 51.1 millones de dólares para obtener los derechos exclusivos de negociar con Matsuzaka y aparentemente necesitará una cifra superior para amarrar al pitcher.

Agregue a la lista de gastos de los Medias Rojas que Drew podría costar 15 millones anuales por cinco años (75 millones). Sí, así mismo como leen, Drew, un jugador que solamente ha pegado 30 jonrones o ha remolcado 100 carreras una vez en su vida, aspira a ese salario.

A menos que Boston obtenga a cambio varias fichas que necesita, no tendría ninguna lógica salir de Ramírez, quien es candidato a ganar una triple corona en cada temporada.

Estamos hablando de un torpedero estelar (Miguel Tejada o Michael Young), un buen lanzador joven (abridor o relevista) u otro gran jardinero.

Todo el mundo sabe que la saga de Ramírez en Boston ha provocado muchos dolores de cabeza, pero al mismo tiempo ha ganado una corona de bateo y promedia 39 jonrones y 123 carreras impulsadas en los seis años que lleva en el club.

Boston podría cambiar a Ramírez y firmar a Drew para sustituirlo. Eso no tendría nada del otro mundo porque ya Boston ha cambiado a otros grandes jugadores, incluyendo a Babe Ruth, y el mundo siguió rodando.

Pero si Boston no resuelve sus otros problemas cambiando a Ramírez, podría pasar poco tiempo antes de que los Medias Rojas comiencen a extrañar las extravagancias y, más importante, el bate de Ramírez.