BOSTON
Triunfa y provoca séptimo juego para hoy

http://hoy.com.do/image/article/283/460x390/0/11B92429-8AD7-49C3-8BE5-B5EEE74355A4.jpeg

NUEVA YORK (EFE).- El abridor Curt Schilling, que rechazó al final ponerse la zapatilla especial para proteger su tobillo derecho, lanzó siete entradas sólidas y dejó a los Medias Rojas de Boston con la victoria de 4-2 frente a los Yanquis de Nueva York en el sexto partido de la serie de campeonato de la Liga Americana.

El triunfo fue el tercero consecutivo para los Medias Rojas que empataron a 3-3 la serie para forzar el séptimo y decisivo partido que disputaran mañana, miércoles, en el mismo escenario del Yankee Stadium con Kevin Brown como abridor para los Mulos de Bronx y el nudillista Tim Wakefield con el equipo de Boston.

Los Medias Rojas se convierten en el primer equipo en la historia de las Grandes Ligas que en la serie de campeonato fuerza un séptimo partido después de haberla comenzado con una desventaja de 0-3.

Schilling, de 37 años, que lanzo el primer partido de la serie para tener la peor actuación desde 1993 en un juego de la fase final, admitió después de la derrota de los Medias Rojas que salió lesionado al montículo y no pudo hacer su mejor trabajo.

La lesión, torcedura de dos tendones del tobillo derecho, también generó la incertidumbre de que pudiese volver a lanzar en la serie después que los Yanquis consiguieron una ventaja de 3-0.

Pero la reacción de los Medias Rojas que ganaron el cuarto y quinto partido en finales dramáticos que se decidieron en el duodécimo y decimocuarto episodios, respectivamente, con batazos clave del toletero dominicano David Ortiz, y el aplazamiento por lluvia del tercer partido, le dieron a Schilling la oportunidad de volver a salir al montículo.

Schilling, después de hacer un gran trabajo durante el proceso de recuperación, incluyendo la utilización de la zapatilla especial, que antes del partido se quitó para ponerse la normal, recuperó su condición de estelar y volvió a ser el lanzador que durante la temporada regular consiguió 21 triunfos, la mejor marca en las Grandes Ligas.

El lanzador derecho estuvo intratable en el montículo y después de retirar a siete bateadores consecutivos fue el segunda base venezolano Miguel Cairo el que le conectó el primer hit del partido en la parte baja de la tercera entrada con un doble por entre el jardín izquierdo y central.

Luego Schilling continuó con su dominio sobre los bateadores de los Yanquis, que no podían descifrar sus lanzamientos, hasta que en la parte baja de la séptima entrada, el jardinero central boricua Bernie Williams le rompió la blanqueada al pegar jonrón solitario por el jardín derecho.

Schilling no perdió el control y logró sacar los dos últimos “outs” del episodio para dejar a los Medias Rojas con una ventaja de parcial de 4-1, que iba a ser suficiente para que su equipo siguiese con vida e hiciese historia.

“Siento doble satisfacción por el triunfo y por haber podido ayudar a mis compañeros en la lucha que hemos mantenido desde el principio para tener la posibilidad de seguir con las máximas aspiraciones a estar en la Serie Mundial”, declaró Schilling. “Creo que todo el equipo hizo un gran partido de béisbol”.

Schilling (1-1) necesitó 99 lanzamientos para meter 67 “strikes” y 32 pelotas que lo dejaron con cuatro imparables permitidos, una carrera limpia, no dio base por bolas y sacó cuatro ponches.

Bronson Arroyo lanzó la octava entrada y el cerrador Keith Foulke sacó los últimos tres “outs” del partido para conseguir su primer rescate de la serie.