Bóvedas, arcos y columnas catedralicias

http://hoy.com.do/image/article/304/460x390/0/7950807B-EADC-4096-AA4E-635A1F9AF41A.jpeg

Tambien en la Catedral aparecen  dieciséis columnas adosadas en el muro de cada lado de la entrada de las capillas, las cuales solamente presentan la mitad del cuerpo

POR SEGUNDO ANTONIO VASQUEZ
Entre todos los templos capitalinos la Catedral Primada de América es la primera edificación cuyas bóvedas, arcos y columnas presentan las más curiosas formaciones.

  La Catedral Primada de América tiene tres naves laterales, dos tramos utilizados por las catorce capillas de los lados, más otras dos partes que son empleadas por los tres portales de entrada situados, uno al norte, otro al sur y uno al oeste.

Los oratorios están dispuestos entre contrafuertes cubiertos por una bóveda de crucería sobre columnas cilíndricas cuyos gruesos circularmente son de metro y medio de ancho. De ellas surgen nervaduras radiales que en el alto se cruzan entre sí, y su cabecera poligonal en el medio tiene una característica invariable que es rectangular en las naves laterales, las cuales conservan el esquema basilical estrecho donde se concentra la luz.

  Iguales a éstas, pero menos anchas, aparecen dieciséis  columnas adosadas en el muro de cada lado de la entrada de las capillas, las cuales solamente presentan la mitad del cuerpo.

  En la entrada del Cabildo eclesiástico se pueden observar curiosos arcos. Uno a la derecha de medio punto con metro y medio de ancho y seis de alto, pero al final del pasillo hay otro, con ocho metros de alto distinto al en parte interna ancha de arriba tener un borde que iniciado con una curva normal hace otra inversa, unida por un pico, y que doblando al medio cierran horizontalmente. Y unido a ella del lado norte tiene un muro que sobresale,  cuya parte superior presenta un bloque de piedra con borde curvado, el cual termina formando un redondel labrado en relieve.

Pero, retrocediendo el pasillo y cruzándolo aparece otro arco igual al primero pero ya al final de éste se aprecia el más curioso de todos los arcos, debido a que está verticalmente partido por la mitad y es muy bajito, porque escasamente tiene cuatro metros de alto, único en un templo catedralicio.

Sin embargo, si salimos encontramos que la arquería levantada en la parte arriba del cabildo es una galería cuya bóveda es de forma cilíndrica de dos ejes con porciones abiertas de perfiles inversamente desiguales.

Interiormente, seguimos con los poderosos conjuntos de molduras decorando los arcos de las catorce capillas. Allí las que miran al norte tienen su techo interno con nervaduras radiales cruzadas entre sí de tres en tres, y de ellas cinco forman un arco de medio punto cuyos bordes son curvados, pero los arcos internos de las entradas laterales son carpaneles.

También, los ocho arcos ojivales que están situados en los laterales sus nervaduras radiales centralmente presentan las sartas de bolas isabelinas y cada uno tiene una gruesa columna redonda gótica estriada.

Asímismo, es el único templo catedralicio que tiene columnas internas las cuales soportan las naves más altas con un aproximado de doce metros y un grosor circular de dos metros, de donde se abren los arcos ojivales de dobles molduras que centralmente encierran otras sartas de bolas isabelinas.

La superficie interna existente en el techo de la capilla mayor, curiosamente su bóveda presenta triples nervaduras radiales que son más gruesas, las cuales partiendo de un círculo central abajo se unen formando las puntas de una estrella de diez filos, y al final se juntan en los arcos ojivales los cuales bordeando tienen las preciosas ventanas-tragaluces del presbiterio. Esta bóveda principal su parte  semicircular presenta columnitas torales o sea retorcidas.

Igualmente, el techo interno de la nave de la sacristía  casi plano está organizado sobre nervaduras góticas.

  Las columnas cilíndricas sin el adorno están compuestas de molduras que la coronan cuyo arco penetra directamente en la parte que media entre el adorno y el asiento.

Asímismo, se puede presenciar una bóveda reticulada en los arcos conopiales como también en los carpaneles de las puertas laterales y en el de la capilla del Sacramento.