Brasil apresura la ayuda damnificados por lluvias

BRASIL.  AP.  Brasil apresuró ayer la ayuda a 80,000 personas que tuvieron que abandonar sus casas por aludes de lodo causados por las lluvias y que han matado a por lo menos 99 personas, mientras rescatistas en helicópteros buscaban a familias aisladas por las inundaciones.   Ocho ciudades con casi 100,000 personas permanecían aisladas ayer.

Los helicópteros, algunos facilitados por el gobierno y otros por negocios privados, han rescatado a más de 1,000 personas.  “La situación sigue siendo complicada”, afirmó el teniente coronel del ejército José Henrique Ruffo en declaraciones a la cadena Globo de televisión. “Todavía no se puede llegar a las ciudades del sur, va a tardar algún tiempo”, añadió.

 El presidente Luiz Inácio Lula da Silva se aprestaba a firmar un proyecto de ley que liberará hasta 520 millones de dólares en ayuda a las víctimas, muchas de ellas sin acceso todavía a agua potable, alimentos y electricidad. 

Lula también preveía recorrer el golpeado estado de Santa Catarina, donde los aguaceros del fin de semana descargaron tanta agua como la que la misma área del sur de Brasil recibe normalmente en cuatro meses.  Dijeron que los aludes de lodo e inundaciones han matado a 86 personas.