Brasil enriquecerá uranio

BRASILIA (AP).- Brasil llegó a un acuerdo con la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) que le autoriza a activar su planta enriquecedora de uranio cerca de Río de Janeiro, anunció el miércoles el Ministro de Ciencia y Tecnología, Eduardo Campos.

   Pero la AIEA informó poco después que aún no ha tomado una decisión final. “La AIEA esta aún en proceso de concluir nuestra evaluación para posibles acuerdos de salvaguardia en la planta de Resende””, dijo el portavoz de la agencia, Mark Gwozdecky en una declaración por teléfono desde Viena.

   “Hemos logrado un acuerdo de manera que nuestra planta de Resende (60 kilómetros al oeste de Río de Janeiro) pueda comenzar a operar. Eso significa que podemos iniciar las pruebas inmediatamente””, dijo el ministro a los periodistas, en una breve declaración firmada por Campos y el canciller Celso Amorím.

   Campos también dijo que la etapa experimental puede durar seis a ocho meses y que la producción resultante será dirigida a las plantas nucleares en actual funcionamiento de Angra I y Angra II, ubicadas también en Río de Janeiro y que generan en total 4,3% de la energía eléctrica que consume el país.

   El anuncio pareció representar el final de una disputa entre Brasil y la Agencia, basada en Viena, en torno a las inspecciones sobre la planta de Resende.

   Tal disputa alimentó sospechas sobre las intenciones del programa nuclear brasileño, pero Campos ratificó que Brasil es un país cuya constitución contempla el carácter pacífico de su plan nuclear.

   Recibir la autorización de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) “representa una etapa más superada en el programa nuclear brasileño, representa una economía de divisas al país””, dijo Campos al responder preguntas de reporteros.

   Brasil no ha cedido a los reclamos iniciales de la agencia para garantizar a los inspectores una visión completa de las áreas de centrifugación. El mes pasado, durante una visita de inspectores, sin embargo, acordó conceder acceso visual parcial a esas áreas y la discusión pareció haber sido superada.

   El ministro explicó que las pruebas en Resende se realizarán de inmediato en el primer módulo de enriquecimiento, de un total de cuatro que contempla el proyecto completo hasta el 2010.

   Con los cuatro módulos, Brasil tendrá 60% de autosuficiencia de uranio enriquecido para sus plantas de Angra I y Angra II. Una estimación inicial es que el primer módulo aporte cerca de 15% del uranio requerido para las plantas, coincidieron Campos y Odair Goncalves, presidente de la Comisión Nacional de Energía Nuclear (CNEN), la oficina federal que controla la actividad nuclear en Brasil.

   Con esa capacidad de enriquecimiento –con los cuatro módulos–, Brasil dejará de pagar cerca de 12 millones de dólares cada 14 meses, para enriquecer su uranio en Canadá y en la firma Urenco –consorcio europeo entre Holanda, Alemania e Inglaterra– para alimentar a Angra I y Angra II, según datos del ministerio.

   Sólo la infraestructura del primer módulo de Resende costó unos 100 millones de reales (unos 37 millones de dólares) desde el año 2000, cuando comenzaron los trabajos, hasta ahora, aseguró Campos.

   El ministro aclaró que cada uno de los módulos precisa una licencia de la Agencia por lo cual tras este primer acuerdo deberá negociarse el resto, según se adelanten los trabajos.

   Brasil inicio su programa nuclear en la década de 1970, basado en un acuerdo con Alemania, que le cedió tecnología.

   Las autoridades alegan que el desarrollo de técnicas propias de centrifugación que permiten elevar la calidad del uranio costaron al país millones de dólares y que tiene que preservar esa tecnología.

   Brasil tiene 2.368 instalaciones que manejan material nuclear –desde plantas hasta laboratorios médicos, según el ministerio– sometidas a reglas de la AIEA. El año pasado, la Agencia realizó unas 50 visitas a instalaciones brasileñas, de acuerdo con el ministerio.