Brasil envía delegados a Haití

BRASILIA (AP).- Brasil enviará a Haití dos altos delegados para evaluar tanto la situación política, como de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas, y las urgencias en infraestructura. Por disposición del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, su asesor en asuntos internacionales, Marco Aurelio García, viajará a Puerto Príncipe a fines de la próxima semana y permanecerá allí siete días, dijeron a la AP el miércoles fuentes de la oficina de García.

   El asesor presidencial mantendrá reuniones tanto con las autoridades gubernamentales haitianas, como de las unidades militares brasileñas que hacen parte de la fuerza multinacional de las Naciones Unidas.

   Por su parte, la cancillería brasileña informó que el viernes también debe llegar a Haití el internacionalista Ricardo Seitenfus, quien por tres semanas preparará un reporte sobre la situación política en aquella nación.

   La cancillería dijo además que el embajador brasileño en Washington, Roberto Abdenur, se reunió esta semana dos veces con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias, en busca de liberar en muy corto plazo créditos de unos 100 millones de dólares para Haití y comenzar proyectos como arreglo de calles, recolección de basura, y suministro de electricidad.

   El ministro de la Defensa, José Viegas, urgió el miércoles a enviar a Haití el resto de los integrantes necesarios para completar el contingente de la ONU.

   “Es preciso que se acelere la formación de la policía haitiana, cuya previsión era de 1.622 integrantes, pero en este momento solo tiene poco más de 600””, dijo Viegas en declaraciones difundidas por el servicio oficial de noticias Agencia Brasil.

   “Se necesitan más policías de diversos países, no sólo de Brasil, para ayudar a la formación de la policía haitiana””, agregó.

   Los llamados de Viegas, y la semana pasada del canciller Celso Amorím, se producen en medios de nuevos brotes de violencia en el empobrecido país caribeño. Al menos 55 personas han muerto desde que los partidarios del depuesto presidente Jean-Bertrand Aristide tomaran las calles el 30 de septiembre pasado.

   Desde mayo, Brasil mantiene en Haití un contingente de 1.200 militares como parte de una fuerza multinacional de la ONU. Esa fuerza debería tener, según resolución aprobada en abril por la ONU, 6.700 militares y 1.600 policías, bajo el comando brasileño.    Hasta este mes, esa fuerza de la ONU apenas superaba los 3.000 integrantes.