Brasil está haciendo una China-lite ante crisis global

Brasil está haciendo una China-lite. La depresión global ha afectado fuertemente a las economías más grandes de Latinoamérica. El crecimiento ha disminuido desde un 7.5% observado hace sólo dos años, hasta menos de un 2% en la actualidad.

Para detener las cosas que se están poniendo aún peor, la presidenta Dilma Rousseff ha develado varios paquetes de estímulo este año.

El último es un programa de inversión, con la primera fase anunciada la semana pasada. Se verán $66 millardos de concesiones privadas garantizadas para construir nuevas carreteras y vías férreas.

Las finanzas también serán provistas al estilo chino, por parte del banco de desarrollo estatal de Brasil. Aunque la iniciativa de Brasil es una fracción de la del tamaño de China, de $630 millardos de estímulo que Beijing desató en el 2008, fue, proporcionalmente, cinco veces más grande, Brasil tiene más infraestructura que necesita de manera obvia. De todas formas este no es un caso chino de aumentos masivos en las deudas del Estado. También es un cambio necesario en la combinación política de Brasil que ha favorecido al consumo sobre la inversión.  Por gran parte de la década pasada, Brasil sufrió el boom en las materias primas. Esto dio al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva un fácil trayecto político. Pero esto también implicó una importante inversión, sino complicada, además de reformas estructurales que fueron archivadas. Ahora los tiempos fáciles han terminado. Actualmente, la mayor parte del crecimiento brasileño está concentrado en los servicios, que ascienden a un 60% de la economía, pero sufre de una muy pobre productividad. Al mismo tiempo, la fiera competencia extranjera ha comprimido los márgenes de manufactura, lo cual ha guiado a las compañías a reducir la inversión. Con las ruedas cayendo fuera del viejo modelo, Brasil tuvo que cambiar la táctica. La alta inversión que desbloqueó los cuellos de botella del transporte y que aumentó la productividad, fue la clara respuesta.  Rousseff sabe esto. La gran pregunta es, si ella puede implementar su plan. Para uno, dondequiera que vaya la construcción, allá también va la corrupción. Sin embargo, Rousseff tiene una buena forma de sacar a los funcionarios corruptos. Esto también la ayudará ya que Brasil está atrapado por el mensalão, un enorme juicio de corrupción de los ministros del gobierno anterior. La mayor preocupación, sin embargo, es la ejecución. La burocracia estatal bizantina podría implementar los proyectos en la arena.

El Robin Hood de España  ocupa bancos, roba comida y enfurece al  gobierno

Miles Johnson

 en Madrid,

Para los políticos que gobiernan España él es un criminal; para sus seguidores él es Robin Hood, ya que roba a los supermercados y redistribuye los alimentos a los pobres. 

Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda, un pueblo sureño con una población de 2,600, se ha vuelto un héroe de culto después de emprender una marcha contra la austeridad a lo largo de Andalucía, ocupando bancos, robando comida y enfureciendo el gobierno de Mariano Rajoy.

A principios de este mes, Sánchez Gordillo se quedó afuera de un supermercado con los aplausos de los apoyadores mientras los sindicalistas comerciales acumulaban alimentos en carritos y se iban sin pagar, donándolos más tarde a bancos de alimentos para los pobres.

El ataque resultó en siete arrestos.  El hombre de 59 años también es miembro del parlamento regional y goza de inmunidad de persecución.

Él dice que renunciará a este derecho durante la marcha, la cual comenzó la semana pasada con alrededor de 500 seguidores.

“Estamos luchando una guerra para los pobres, ir a la cárcel no es importante para mí, sería un honor”, dijo Sánchez Gordillo a Financial Times.

“Vamos a ocupar todos los bancos y supermercados que podamos en Andalucía. Los ladrones que han causado esta crisis deben pagar las consecuencias”. 

Sánchez Gordillo, quien luce una barba grande y frecuentemente usa una bufanda estilo keffiyeh, dijo que estaba atacando los bancos por la reposición de las viviendas y a los supermercados por perjudicar a los agricultores locales.

 “El euro es un fraude que enriquece a algunos y empobrece al resto. Hay familias pasando hambre, y pequeños agricultores que están arruinados. Estamos solicitando un cambio del modelo político”, señala.

Su acción ha enfurecido al Partido Popular gobernante de España, que han hecho el llamado para que él pierda su asiento en el Partido de Izquierda Unida en el parlamento de Andalucía.

“Uno no puede ser Robin Hood y al mismo tiempo ganar un salario como el del Sheriff de Nottingham”, dijo Alfonso Alonso, vocero parlamentario para el PP gobernante en el parlamento de España.

“Este hombre está buscando publicidad a costa de los demás, y por encima de todo a costa de la imagen de España”,  agregó. 

Durante sus primeros siete meses en el poder, el gobierno de Rajoy ha implementado durísimas medidas de austeridad que han dañado su popularidad y que provocaron olas de demostraciones por parte de los trabajadores públicos.

Andalucía, la región más grande de España por su población, tiene el más alto desempleo de todas las regiones dentro de la Unión Europea hasta más de un 30 por ciento.

Esta se ha vuelto un punto focal para controlar el gasto regional del gobierno, y antes de este mes Madrid enfrentó la región sureña en relación a los nuevos recortes presupuestarios.

Las claves

1.  El Robind Hood

Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda, un pueblo sureño con una población de 2,600, se ha vuelto un héroe de culto después de emprender una marcha contra la austeridad a lo largo de Andalucía, ocupando bancos, robando comida y enfureciendo el gobierno.

2.  En supermercados

A principios de este mes, Sánchez Gordillo se quedó afuera de un supermercado con los aplausos de los apoyadores mientras los sindicalistas comerciales acumulaban alimentos en carritos y se iban sin pagar.

3. Ataca bancos

Sánchez Gordillo, quien luce una barba grande, dijo que ataca los bancos por la reposición de las viviendas y a los supermercados por perjudicar a los agricultores.

Miles de jóvenes estadounidenses sin ningún estatus de residencia legal

Miles de jóvenes estadounidenses sin ningún estatus de residencia legal, pero tampoco sin ningún otro hogar que los Estados Unidos, tomarán ventaja de la propuesta de Barack Obama de dejarlos salir de las sombras sin un riesgo inmediato de deportación.

Incluso para ellos, y ciertamente para EEUU en general, el movimiento de Obama es muy poco y está muy tarde. Esto no arregla la disfuncional ley de inmigración de EEUU.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) simplemente ha dicho que se use la “discreción procesal” para encausar sus recursos a otros lugares antes que al grupo identificado por la última acción ejecutiva.

Estas son personas que llegaron o se quedaron en EEUU de manera ilegal cuando eran niños, que han llegado a cierto nivel de educación o que sirvieron en las fuerzas armadas, y no cometieron crímenes.

En un lenguaje no burocrático ellos son como otros jóvenes americanos, pero por causas ajenas a su voluntad no pueden trabajar, o vivir una vida normal en el país en el que crecieron. Registrándose con el DHS, ellos pueden ahora recibir permisos de trabajo y estar seguros en relación a la deportación por un periodo de dos años.

La decisión de Obama ayuda a emular el Dream Act, un anteproyecto para poner este grupo de personas en el camino hacia la ciudadanía y que ha sido repetidamente introducido, pero nunca fue aprobado por el Congreso.

Sin duda su acción es mejor que nada, según muestra el número de solicitantes. Pero se queda corta respecto lo que el Dream Act haría.

El indulto puede ser revocado o no renovado y no permite la naturalización.  En cualquier caso, incluso el Dream Act está muy lejos de la reforma integral en la inmigración que EEUU necesita. Puede haber más de 12 millones de inmigrantes indocumentados en dicho país, a pesar de que el número se redujo durante la recesión.

Ellos están insertados en la estructura social y en la economía. Las empresas dependen de su labor, al igual que de los talentos y trabajadores recién llegados.

Los americanos se beneficiarían de honrar sus raíces como un país de inmigración haciendo las normas de inmigración menos kafkianas y regularizando el estatus de la mayoría de los que ya están en Estados Unidos.

Si la decisión de Obama es en esencia muy poco, también políticamente está muy tarde. Es una medida transparente y eleccionaria. Pero los votantes hispanos que él espera atraer recuerdan el incumplimiento de su promesa de presionar por una reforma estructural  cuatro años atrás.

Zoom

Con el predecesor

En comparación con su predecesor, el presidente Obama ha intensificado la ejecución de redadas policiales. Si él tenía la intención de crear un capital político para la reforma él lo ha dejado inactivo.  Con sus oponentes haciendo un gran trabajo atemorizando a los votantes, Obama puede pensar que no necesita seguir adelante, lo cual él debería reconsiderar.

 

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE ROSANNA CAPELLA