Brasil registra déficit en cuenta corriente de julio, pero reduce el rojo anual

Banco Central de Brasil.
Banco Central de Brasil.

BRASILIA. Brasil anotó un déficit de 6.163 millones de dólares en su cuenta corriente de julio, pero recortó levemente a 89.400 millones el rojo a doce meses, equivalente al 4,34% del PIB, informó el jueves el Banco Central.

El indicador de junio había registrado un negativo de 2.547 millones de dólares para totalizar un déficit a doce meses del 4,36% del PIB.

En una primera parte del 2015 signada por un agudo deterioro de las cuentas públicas y una economía fragilizada el déficit de este indicador sumó 44.094 millones de dólares entre enero y julio, aunque por debajo de los 58.332 millones de igual período del 2014.

La séptima economía global terminó 2014 con su peor resultado de transacciones corrientes en 13 años, equivalente al 4,17% del PIB, una tendencia que se ha mantenido en lo que va del año para el principal indicador de la balanza de pagos.

Los gastos de los brasileños en el exterior se contrajeron 30,4% en la medición interanual de julio, mientras que los de los turistas extranjeros en Brasil se derrumbaron un 40,4% debido a que la base de comparación del año pasado incluye el pico de visitantes registrado durante la Copa Mundial de fútbol que se jugó en el país.

Según el reporte, las inversiones directas totalizaron 5.994 millones de dólares, muy lejos de los 9.485 millones de julio del año pasado.

En lo que va del año, las inversiones extranjeras suman 36.926 millones de dólares, también por detrás de los 55.423 millones de un año atrás.

El intercambio comercial, renglón clave de la balanza de pagos, registró un positivo de 3.367 millones de dólares en los primeros siete meses del año, en gran parte por una desaceleración de las exportaciones menor a la de las importaciones.

En igual período del 2014 el indicador marcó un negativo de 1.811 millones.

A julio, el país tiene 370.800 millones de dólares en sus reservas internacionales.

La economía brasileña no consigue salir del aletargamiento que arrastra desde hace más de cuatro años y en un contexto con una inflación superior al 9% y una devaluación marcada del real, las proyecciones indican que el PIB del país se contraerá entre 1,5 y 1,7% en 2015.