Brasil: Senado vota reiniciar programa de amnistía para fondos no declarados

28_11_2016 HOY_LUNES_281116_ Economía6 E

Matthew Malinowski

El Senado de Brasil votó por reiniciar un programa de amnistía para fondos no declarados conservados fuera del país, luego de que una iniciativa similar que concluyó el mes pasado generara miles de millones de dólares en ingresos para las arcas del gobierno.
El proyecto de ley, que ahora será sometido a votación en la cámara baja, reabre el programa de repatriación por 120 días en el 2017, de acuerdo con la agencia de noticias del Senado.
Las multas e impuestos se incrementarán al 35% del 30% cobrado bajo la iniciativa expirada, y el proyecto de ley estipula que el 46 por ciento de los ingresos obtenidos a través de multas será destinado a estados y ciudades.

El programa es parte del plan del presidente Michel Temer para incrementar los ingresos gubernamentales y poner freno a un creciente déficit presupuestario en medio de la peor recesión de la que se tiene registro.
Al mismo tiempo, los gobiernos estatales buscan nuevas fuentes de ingresos mientras batallan para pagar a los servidores públicos y mantener los servicios básicos para la población. Los esfuerzos del gobierno podrían ser socavados por una recuperación más lenta de lo que se espera el año próximo.

Los senadores eliminaron una cláusula que permite explícitamente que los parientes de políticos participen en la medida de amnistía. Esto provocó un debate legal el jueves, pues el proyecto tampoco prohíbe específicamente que participen. Legisladores de oposición se comprometieron el jueves a buscar cambios en el proyecto para clarificar este tema.

El gobierno recaudó 50.900 millones de reales (US$15.000 millones) en impuestos y multas sobre un total de 169.900 millones de reales en activos con el programa de amnistía que terminó el 31 de octubre.
Esos ingresos ayudarán al gobierno a cumplir su meta fiscal para el 2016 de un déficit de 170.500 millones de reales, señaló el mes pasado en una entrevista Mansueto Almeida, secretario de Finanzas.
A principios de año, Dilma Rousseff, presidenta de entonces, decretó una amnistía fiscal a fondos no declarados en el extranjero, a fin de subir los ingresos.