Brasil sobre la espalda de Neymar

brasil7

Han pasado 64 años para que la ferviente fanaticada de Brasil, se dé el lujo de ver de nuevo una Copa Mundial, en su país, donde todo está centrado en la figura del joven Neymar, que busca ser profeta en su tierra y ganar, para borrar el maracanazo de 1950, ante Uruguay y conquistar la sexta copa de la FIFA.

Neymar, el símbolo de fútbol brasileño, donde tienen todos los huevos puestos en la canasta de jugador del Barcelona. La selección brasileña como dueña de casa tiene el privilegio de jugar en el partido inaugural contra Croacia, donde el mundo estará a sus pies, pues los cientos de millones tendrán la oportunidad de ver el único juego de la jornada del 12 de junio.

El delantero Neymar está llamado a ser el hombre clave del equipo cinco veces campeón del mundo. Actualmente, surgen nuevos nombres en la línea de apoyo al ataque como Oscar y Lucas, con el aporte del veterano lateral del FC Barcelona, Dani Alves. Además, bajo palos, Julio Cesar sigue irradiando seguridad y confianza a una zaga en la que destacan Thiago Silva y David Luiz. Un Mundial es siempre un objetivo innegociable para Brasil, ganar el de 2014 se presenta como una obligación. El triunfo en la pasada Copa Confederaciones ahuyentó dudas y alimentó una confianza que ahora es ilimitada, tanto en la selección como en la incansable ‘torcida’.

Scolari ha confeccionado un equipo con carácter, contundente en defensa y al que Neymar ilumina en un ataque donde se reúnen los mayores talentos del equipo. No obstante, no hay que buscar en este Brasil la fantasía de épocas pasadas, pero es un grupo con las ideas claras, consciente de sus limitaciones, que compensa con esa marcada personalidad que le ha transmitido el técnico. La condición de organizador obliga a Brasil a representar el papel de favorito, de candidato a batir, una presión que si no negocia con habilidad puede convertirse en el más complicado de sus rivales. Para lograrlo está Scolari, un entrenador capaz de absorber la presión como pocos y liberar de ansiedad a sus jugadores.

Acción en la Copa Mundial de la FIFA.

Cuando un equipo que se proclama subcampeón del mundo vuelve a casa con la incertidumbre de si será recibido con aplausos o reclamaciones. Es el caso de Brasil con su selección, único equipo que ha disputado todas las ediciones de la prueba reina. Se proclamó campeón en cinco ocasiones (1958, 1962, 1970, 1994 y 2002), subcampeón en dos (1950 y 1998), y tercero en otras dos (1938 y 1978).