Brasileños creen Lula es honesto

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/8BBD36C1-6718-4B90-9D4D-B24FEC3DD189.jpeg

BRASILIA (AP).- Una mayoría de los brasileños cree que hay corrupción en el gobierno, pero sigue creyendo en la honestidad del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, inmune hasta ahora a los escándalos, reveló el domingo una encuesta privada.

   Un 78% de los entrevistados dijo que existe corrupción en el gobierno, frente a 12% que respondió negativamente. Un 10% dijo no saber.

   Pero al ser consultados sobre la honestidad del presidente, el 62% dijo que Lula era honesto, comparado con 19% que lo calificó de deshonesto. La encuesta no divulgó el porcentaje restante.

   Sin embargo, para junio pasado, fecha del último sondeo, el porcentaje que calificaba a Lula como honesto era de 73%, 11 puntos porcentuales por encima del nivel de este mes. En junio un 13% lo calificaba de deshonesto.

   El sondeo, publicado por Folha de S.Paulo, fue realizado por la empresa privada Datafolha el 21 de julio entre 2.110 personas en 134 de los más de 5.500 municipios del país y tiene un margen de error de 2%.

   El gobierno sigue obteniendo altos indices de calificación positiva: 35% lo calificó de excelente u optimo, 40% de regular y 23% como malo o pésimo. Para junio la calificación era de 36% de excelente u optimo, 44% de regular y 19% de malo o pésimo, es decir una pequeña variación en un mes en que reinaron las denuncias de corruptelas.

   “En medio del barrial en que se encuentra sumergido el Partido de los Trabajadores (PT), la popularidad del presidente Luiz Inacio Lula da Silva continua dando increíbles señales de resistencia”, dijo un editorial el domingo del Folha de S. Paulo.

   “De algún modo el presidente consiguió separarse de su partido…con todo, sería precipitado afirmar que esa situación va a persistir”, agregó.

   El sondeo también reveló la intención de voto de los brasileños, si las elecciones fuera ahora: Lula vence a todos sus posibles adversarios y a la mayoría de ellos por margen de más de 20 puntos porcentuales.

   Entre los adversarios, según los escenarios electorales presentados por la encuesta, están desde el ex presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) hasta el actual gobernador del rico estado de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, ambos del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el más grande de oposición.

   Los comicios generales están previstos para octubre del 2006 y Lula ha dicho que aún no ha pensado en la reelección.

   Comentaristas de prensa han dicho, sin embargo, que el proyecto de reelección de Lula está amarrado al desenlace de la crisis política generado por denuncias de corrupción en el seno de su partido PT.

   Desde mayo denuncias en la prensa, atizadas poco después por las revelaciones de un diputado que fue aliado del gobierno, señalan a miembros del PT de no sólo pagar sobornos mensuales de 13.000 dólares a parlamentarios de la coalición para que votaran a favor de proyectos del gobierno, sino además de sobrefacturar contratos públicos, mantener cuentas irregulares de campañas electorales y más recientemente de enriquecerse.

   Bajo la presión de las denuncias, el ex secretario general del PT, Silvio Pereira, reconoció públicamente haber cometido una grave falta al recibir como regalo de una empresa privada un lujoso automóvil en el 2004 y el mismo pidió su salida de la organización que ayudó a fundar en 1980.