Brenda Sánchez
Llegó a la TV por casualidad

http://hoy.com.do/image/article/486/460x390/0/80A25714-8998-469A-A0FD-9DDEC3EF58EB.jpeg

Trabajar en la televisión era un plan que la comunicadora Brenda Sánchez no ansiaba. En sus sueños más profundos, ella se veía a sí misma desarrollándose como voluntaria, principalmente en la lejana África.

Sin embargo, una llamada telefónica que recibió cuando era “una nena” y apenas terminaba la secundaria, le abrió las puertas para laborar en este medio. 

Para la presentadora de  “Súper éxitos, el número uno” ésta fue una gran oportunidad, que a través  de los años le ha permitido mostrar sus dotes para presentar  artistas internacionales y animar desde las tarimas y en otros eventos.

“Entré a este medio accidentalmente,  no era algo que yo ansiaba, pero ¿a quién no le gusta estar en la televisión? Esto no fue algo que busqué. Gracias al Señor  siempre he tenido la dicha de que me buscan para proyectos buenos”, dijo muy agradecida.

De este medio, al que llegó en 1993 por el canal 7 Cibao, Brenda afirma que lo que más le gusta es  interactuar e informar.

“Trato de ser muy natural, lo que tú ves en televisión es lo que soy, no me tengo que transformar para nada, no tengo que hacer ese sacrificio. ¡Lo disfruto!”.

Brenda asegura que seguirá en la televisión hasta el día en que entienda que debe estar ahí, ya que -según considera- cuando no sienta la pasión y la chispa que le produce laborar en este medio “me voy  tranquila y feliz para mi Cibao”.

Proyectos

En el transcurso del año, Brenda va a desarrollar varios proyectos, entre los que menciona un trabajo sobre Angélita Curiel “La Mulatona”. Su programa “Brenda” será de temporada y más especializado.

Voluntaria

Desde su  niñez, Brenda siempre ha realizado trabajo voluntario.

“Cuando yo estaba en el colegio y mis amiguitas iban a bailar, yo tenía que irme al campo a sembrar pinos, alfabetizar, vacunar, porque los fines de semana nos íbamos con esos grupos de servicio”.

La comunicadora creó el  Voluntariado Jesús con los Niños junto a un grupo de damas de Santiago que inició  trabajando con niños quemados. “Es muy satisfactorio hacer este trabajo”, afirma.