Breves País
Una JCE preocupada

Exhortación.  Después de ser maltratada por delegados de partidos políticos que se negaron a conciliar antier en su presencia, la Junta emitió una exhortación para que el alcohol y las armas de fuego sean sacadas de las actividades proselitistas.   VIEJA IRRESPONSABILIDAD. A la actitud virulenta en que insisten las organizaciones políticas se agrega la tradición de apelar al “ron dao” para generar entusiasmo entre los prosélitos, aparte  de que se acostumbra a dotar a activistas de revólveres y pistolas. Un alto saldo de muertos en campañas, a través de los últimos  años, ha  cosechado el país de esas prácticas.  Pesimismo.  Se hace difícil esperar  que dirigencias tan proclives y practicantes de la violencia verbal vayan a reaccionar positivamente al llamado.

El choque

Ilse Mena de Rodríguez

El balance  de la gerente general del Consejo Nacional de la Seguridad Social fue positivo antier. A su apreciación, el Seguro Familiar de Salud está en pleno proceso de fortalecimiento, a los cinco meses de que fuera puesto en funcionamiento.

Waldo Ariel Suero

Desde otro ángulo la situación parece completamente diferente: “persiste la denegación de servicios, no se entregan  medicamentos, la cobertura  de  aseguradoras es muy baja y los médicos no usan la Receta Única”. Suero fue un opinante.

El personaje

Rafael G. Guzmán F.

jefe  de la Policía Nacional

El general  que llegó al alto mando  de la institución del orden precedido de fama de duro, acaba de decir que sus tropas no van a retroceder un solo milímetro frente a la delincuencia; y como su pronunciamiento ocurre en medio de un apogeo de los “intercambios de disparos” que han dejado como siete muertos en dos días, lo que se puede vaticinar es que los cañones van a seguir vomitando mucho fuego. ¿En qué lugar? Sería difícil vaticinarlo. ¿Contra quiénes? Bueno, en vista de que la Policía se tomó demasiado tiempo para identificar a varios de los abatidos, habría que deducir que a veces ni ella misma sabe a quienes mata, indicación de que  gente inocente puede correr peligro en la calle por simple confusión cuando hay demasiado luz verde para disparar.