Brisas: La Feria que me perdí

Rosa Francia Esquea

No pude disfrutar de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil que tuvo lugar del 25 al 29 pasado en la plaza comercial Ágora Mall.
A juzgar por las imágenes que he visto, sé que concitó grandes simpatías y atrajo a un gran público, sobre todo infantil y de paso a las familias.
Era de esperarse, porque su organizador, el doctor Juan Carlos Toral, puso todo su empeño en que fuera un éxito y que constituyera el punto de partida para futuros eventos de esta naturaleza.
Desde que esa feria fue anunciada yo aposté a su éxito, porque hacía falta que nuestra niñez disfrutara de un espacio como ese dedicado a los libros, al deleite de la lectura, a los cuentacuentos, a la presentación de obras de teatro dirigidas a ella, de encuentros con escritores, a la poesía, y otras actividades lúdicas.
Los adultos también vivieron momentos mágicos con todo el programa que se desarrolló y que parte de él estuvo centrado en esa población. Hay que resaltar la presencia de prominentes autores nacionales y extranjeros, cuya misión es hacer felices a los niños a través de su trabajo intelectual.
Imagino que para el doctor Toral no fue fácil armar todo ese engranaje y más conociendo la falta de apoyo para todo lo que huela a cultura y al desarrollo sano de los niños. Pero él asumió el reto porque está convencido del poder de la lectura en el desarrollo sano de la gente menuda.
Lo sabe como pediatra, como autor y como persona que ha dedicado parte de su vida a promover la importancia de leer en los niños aun antes de nacer.
También hay que felicitar a los ejecutivos de Ágora Mall que siempre están abiertos para apoyar iniciativas como ésa y a los padres y niños que durante cinco días abarrotaron ese centro comercial en la búsqueda de ese deleite sano que es el libro y la lectura, los cuentacuentos, los talleres, los encuentros la alegría.
¿Y por qué la ausencia de Rosa Francia en una actividad tan atractiva para ella? Sencillamente porque desde hace varias semanas estoy aquejada de sinusitis que ha sido para matarme. Pero no, estaré en la próxima feria, se lo prometo doctor Toral.