Brisas
UNA RUTA OMSA PARA MENDOZA, VILLA FARO, DUARTE…

Rosa Francia Esquea
Rosafesquea@verizon.net.do
En crecimiento poblacional que se registra en  la Zona Oriental va en desproporción con la cantidad y calidad de muchos servicios, entre ellos el de transporte y esto último se refleja con más crudeza en  el sector Mendoza, Villa Faro y otros aledaños.

Para la gente ir hacia  el otro lado de  la ciudad tiene que hacerlo en varios vehículos e invertir una lata suma de dinero en pasajes.

Por ejemplo, hay una línea de carros, que funciona desde hace relativamente poco tiempo, que va hasta la avenida  Duarte con París,   pero no hace completo el trayecto de la Carretera de Mendoza, sino desde y hasta Ralma. Quiere decir que si el pasajero va más para allá debe  abordar  otro vehículo.

Con relación a esto hay otros problemas, uno es que los carros resultan insuficientes y sobre todo en horas de la noche los pasajeros pasan las mil y una para llegar su hogar. El otro es que, aprovechando la gran demanda muchos choferes fraccionan la ruta y solo llegan hasta la avenida San Vicente. Todo eso va en contra del usuario y de sus bolsillos.

Pero hay otra ruta, que es más antigua, y son unas guagüitas que operan con gas y salen desde la Charles de Gaulle, Mendoza, Villa Faro, San Vicente, Las Américas, Juana Saltitopa o Josefa Brea, México hasta el parque Independencia; desde ahí suben hasta el parque Braulio Álvarez desde donde hacen la ruta inversa.

Esas guagüitas, muy pocas por cierto, están sumamente destartaladas y el pasajero que las aborda  arriesga su vida.

Hay dos rutas más que hacen prácticamente el mismo trayecto por la antigua 17 hasta  la Feria, pero es un trayecto sumamente largo y tedioso con el que se pierde mucho tiempo.

Las autoridades que tienen que ver con eso deberían estudiar la posibilidad de habilitar una ruta de la OMSA que cubra la avenida Charles de Gaulle, Mendoza, Villa Faro, San Vicente de Paúl y  Las Américas hasta llegar a la Duarte, con lo cual resolverían un grave problema a los moradores de esas zonas.

El amigo Ignacio Ditrén tiene la palabra.