¿Brutilandia?

¿Brutilandia?

Píndaro y Herminio han decidido respirar aire puro y salen a caminar por las calles de este país… Al llegar a ‘Parque de los monos’ –ubicado en Los Próceres con John F. Kennedy en la Capital-, han cogido tanta pela con el calor que les agobia que deciden sentarse a botar el golpe… ¡De pronto, Píndaro da un salto y saca de su bolsillo una banderita con un impreso de ‘Brutilandia’!… “¿Y qué fuñenda es eso?… ¿Por qué saltas como maco pempén?” –cuestiona Herminio-.

“Anoche me puse a releer periódicos de esta última semana –exclama Píndaro-, y unos titulares me pusieron de puntillas… Creo que voy a tratar de saltar por los aires, para que no se me pegue la tozudez de muchos que tienen a mi país sembrado en las arenas de las dunas de Baní… No acabo de entender cómo llegan más de 400 millones al año a manos de los profesores… Y, quisiera me explicaran quién aguanta las bridas de ese caballo desbocado que se llama covid que ha vuelto a corretear de nuevo por estos lares”.

“Aguanta… aguanta, Píndaro, -se dispara Herminio de un sobresalto-, tengo los pocos pelos que poseo de punta, por el vil asesinato de una profesional y su bebé por nacer, mientras aparenta una supuesta trama por justificar al matador… Me recuerda cómo se movía La Banda, por allá por aquellos Doce Años… Por el Sur, miles de peces han muerto y a nadie parece importarle su origen tampoco o, si lo saben, se lo callan”… Píndaro, banderita en mano, lo mira fijamente mientras exclama: “¿Y por qué no le cortan el agua y la luz a los legisladores que se dieron un fin de semana de descanso para estudiar un tema que ellos mismos le han estado dando largas por años?… Ojalá y tuvieran la cachaza de devolver lo que costó ese ‘trabajo’ porque son los cuartos de todos… ¿Y no se conforman con el barrilito y el negociazo de las exoneraciones que últimamente han lesionado al país con más de 2,600 millones?… Ya veo por qué un paquete de funcionarios se niega a rendir cuentas en el Senado… ¡Gran ejemplo a los jóvenes!”.

Herminio mira a su abanderado y le expresa: “El presupuesto de Deportes va en baja y la droga va subiendo… Nuestros atletas, mientras tanto, pueden encontrar componentes dopantes con suma facilidad en las farmacias… Y, mientras los haitianos se lanzan a recuperar lo que creen de ellos, aquí se está filosofando que parte de la solución es un Gobierno compartido… ¡Suerte que el poder del mangú se impuso en Nueva York!… Aquí, por demás, los inteligentes ‘Digesitos’ y ‘Digesitas’ se divierten practicando lo que debiera ser su trabajo, trancando el tránsito a ‘troche y moche’ en las esquinas en que los semáforos debieran estar haciendo el trabajo para el cual fueron inventados…”.

“¡Ah, y no olvides Herminio –sentencia Píndaro-, te falta recordar que leíste que por ahí se mueve un aumento a la gasolina para acabar de trancar el juego… Se ha vuelto a hablar de ‘un país seguro’… ¿No será que se está hablando de las primas de los seguros?… Los asesinos a mansalva se parecen a los tatuados… ¡Muchos se arrepienten a los pocos meses pero siempre les queda su sello!… Espero que Brutilandia no pase de ser ‘una banderita’.

Espero que Brutilandia no pase de ser ‘una banderita’.

En el Sur han muerto miles de peces y a nadie parece importar su origen

¿A legisladores no les basta el barrilito y el negociazo de las exoneraciones?

Más leídas