Bucaram vuelve a pedir asilo Panamá

PANAMÁ (EFE).- El ex presidente ecuatoriano Abdalá Bucaram volvió a refugiarse en Panamá, después de que su regreso a Ecuador, el día 2, agravase la crisis y ésta desembocase la semana pasada en la destitución del presidente Lucio Gutiérrez. Tras varios días de incertidumbre sobre su paradero, Bucaram llegó hoy a Panamá “por vía aérea procedente de Perú”, acompañado por tres familiares, según informó a EFE la portavoz de la Cancillería panameña.

A su llegada a Panamá, Bucaram, apodado “El Loco” en su país, reiteró la solicitud de asilo político que presentó ayer lunes en la sede de la Embajada de Panamá en Perú.

La Cancillería panameña informó en un comunicado de que “la solicitud de asilo político será estudiada y evaluada con todo rigor, y se tomará en consideración el efecto que la decisión de Panamá pueda tener en la superación de las dificultades políticas que afectan” a Ecuador.

La portavoz de la Cancillería explicó que no hay una fecha límite para dar respuesta a la petición de asilo.

En declaraciones a EFE, Ricardo Bustamente, asesor de Bucaram, aseguró que el ex presidente se encuentra bien, aunque “cansado”, después de varios días en la “clandestinidad”.

El asesor de Bucaram afirmó que el ex gobernante ha pedido asilo a Panamá para “salvaguardar su integridad física”.

Bucaram no tiene previsto hacer declaraciones, por el momento, según Bustamente, quien no precisó el lugar exacto de Panamá donde se encuentra el ex presidente ecuatoriano.

Tras su destitución en 1997 por el Parlamento ecuatoriano por “incapacidad mental para gobernar”, Bucaram había permanecido asilado ocho años en Panamá, a la que considera su “segunda patria”.

Con su regreso a Ecuador después de que la Corte Suprema de Justicia anulara los procesos que se mantenían contra él acusado de corrupción, Bucaram perdió el asilo político que tenía en Panamá.

No obstante, el vicepresidente primero y canciller de Panamá, Samuel Lewis Navarro, dijo el pasado día 5 a EFE que aunque Bucaram perdió, al volver a su país, la condición de asilado político, podía regresar al país “cuando quiera”.

Panamá, que tiene una tradición histórica en la concesión de asilo, ha acogido al propio Bucaram en varias ocasiones.

Bucaram se exilió en Panamá por primera vez entre 1985 y 1987, tras su periodo al frente de la alcaldía de Guayaquil, y llegó incluso a ser encarcelado en Panamá acusado de narcotráfico.

Posteriormente, también buscó refugio en Panamá entre 1988 y 1990 y, tras su destitución como presidente, en 1997, volvió a obtener asilo en este país.

El pasado domingo, en declaraciones telefónicas a EFE en Panamá, Bucaram aseguró que se mantenía en la clandestinidad en su país y que habían intentado matarlo.

“Estamos intentando preservar mi vida y me mantengo clandestino en mi país”, señaló Bucaram, buscado en Ecuador por orden de la Fiscalía, que el pasado miércoles incluyó su nombre junto con el del destituido presidente Lucio Gutiérrez para ser procesados por delitos contra el Estado.

Sin embargo, fuentes del Ejército y de la Policía peruanas confirmaron hoy a EFE en Lima que Bucaram permaneció cuatro días en la cvapital peruana antes de partir esta madrugada hacia Panamá.

El ex presidente había llegado por tierra el pasado viernes a Perú junto a sus hermanos Gustavo y Adolfo Bucaram Ortiz, su hijo Jacobo Bucaram Pollet y una persona llamada Hugo Quevedo Moreno, según el documento de inteligencia, al que tuvo acceso EFE en Lima.

El regreso del ex presidente agravó la crisis política que desembocó el miércoles de la semana pasada en la destitución de Lucio Gutiérrez, quien fue edecán de Bucaram durante el efímero gobierno de éste (1996-1997).

En la nota, la Cancillería de Panamá expresa “su ferviente deseo de que el pueblo ecuatoriano encuentre las fórmulas más eficaces para garantizar la paz social, la estabilidad institucional y la consolidación del régimen democrático”.