Buen comienzo, ministro de Educación

El nuevo ministro de Educación, Lic. Antonio Peña Mirabal, ha iniciado su gestión, tratando de armonizar las relaciones con la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) y su presidenta, Xiomara Guante, lo cual se torna difícil, pero no imposible.
Al mismo tiempo, Peña Mirabal le ha restituido las funciones a los llamados viceministros, lo que constituye una decisión sabia e inteligente que podría dar buenos resultados.
La ADP es un sindicato históricamente muy combativo que de manera casi sistemática reclama reivindicaciones para su clase, perjudicando muchas veces la docencia, y los sectores sensatos del país anhelamos que esa metodología de lucha sea modificada de una vez por todas.
Como prácticamente estamos en campaña electoral y todos sabemos que la actual directiva de la ADP logró su victoria gracias al apoyo del PRM, tenemos la esperanza de que sus acciones no se politicen en medio de un proceso comicial que se vislumbra reñido.
Con los recursos del 4%, la educación está en capacidad de dar un salto gigantesco cualitativa y cuantitativamente, en ese sentido, hemos avanzado bastante en la construcción de escuelas, la implementación de la tanda extendida, pero la calidad docente sigue siendo baja.
Ojalá que las positivas señales enviadas por la ADP y el ministro Peña Mirabal, sean reales y sinceras en el tiempo para bien del sistema educativo nacional.