Buenos y  malos consejos

José Manuel Guzmán Ibarra
Los buenos y los malos consejos suelen jugar un rol importante en la política. En un momento determinado eso hará la diferencia a la hora de obtener resultados. Sin buenos consejeros el instinto del candidato puede meterlo en un callejón sin salida; sin embargo, quien decide aspirar a la Presidencia es responsable del camino que decide seguir, decisión que pondrá en juego no sólo el resultado electoral, sino su propio futuro y la del partido que representa. Tal es el la situación actual del PRD.

Algunos consejeros empujan al candidato Vargas Maldonado hacia caminos diferentes al que pide el electorado. Una vez abierta la contienda, como ya no es posible cambiar al candidato, cuando los números fríos de las encuestas reiteran el estancamiento, como es el caso, lo mejor sería actuar rápido y cambiar a los consejeros, pues a este punto está demostrado que sus estrategias no aportan ningún crecimiento y peor, para el futuro comprometen negativamente una interlocución sana con el gobierno que resultará reelecto el 16 de mayo.

En la campaña electoral dominicana algunos consejeros del PRD aunque quisieran ganar con todas sus fuerzas, yerran en su razonamiento, y antes que rectificar prefieren insistir en reivindicar a través del candidato su participación en el gobierno anterior. Los consejeros de MVM intentan dignificar el rol jugado en el manejo de la crisis económica que resultó en un gobierno fallido y en su propio descrédito, mientras otros pretenden tapar sus vínculos con la reforma constitucional del 2002, la defensa  ¡y aquellos argumentos utilizados!  del envío de tropas dominicanas a Irak y sus frustraciones personales hacia Leonel Fernández; mientras otros, más políticos, como buitres entre una pasado de plagios y deseos irrealizados, ni siquiera les importa si gana o no su candidato. El origen de tantos consejos malos reside en que los consejeros de MVM no creen en su candidato, lo usan. Además todos en el PRD tienen una razón diferente para hacerlo. El resultado de los sondeos reflejan un resultado indefectible, el PRD no supo gobernar y ahora no supo proponer una alternativa, y por eso perderá las elecciones. Si MVM no quiere hundir su partido debe dejar de oír los malos consejos que los arrinconan – a él y al propio partido – como hasta ahora, en las peores estrategias.