Buscan ambiciosos proyectos cumbre AEC

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/A44EFB50-1864-4EA1-9230-793D25C0A5A1.jpeg

PANAMA (AFP).- Presidentes y representantes de 25 países participan este jueves y viernes en Panamá en la IV Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe, que busca potenciar ambiciosos proyectos de comercio y cooperación, aunque algunos de los participantes los consideran poco viables.

Los grandes ausentes en la cumbre de Panamá son Fidel Castro, de Cuba, y Hugo Chávez, de Venezuela. A sus ausencias se sumaron a última hora los presidentes de Nicaragua, Enrique Bolaños, y de Guatemala, Oscar Berger.

La AEC agrupa a 25 naciones ribereños al mar Caribe, que buscan potenciar su desarrollo y cooperación.

El canciller cubano, Felipe Pérez Roque, quien el jueves participó en la reunión del consejo de ministros, no ocultó su escepticismo en torno a la AEC y los magros resultados que ha arrojado a 10 años de su creación.

“Los problemas de pobreza, desnutrición y deuda externa persisten, no están resueltos y hay un panorama más peligroso y complejo”, declaró a la prensa Pérez Roque.

En cambio, el canciller cubano se mostró complacido de que en la Declaración de Panamá se incluyera una condena unánime al terrorismo, propuesta por Cuba, y también en la agenda de Colombia, lo que vendrá a reforzar los argumentos de Venezuela para obtener la extradición de Estados Unidos de Luis Posada Carriles, que está detenido en ese país.

Este último, un ex combatiente de Bahía de Cochinos, es acusado por Venezuela de haber planeado en su territorio un atentado contra un avión de Cubana de Aviación.

Otra decepción en la cumbre de la AEC fue la resistencia de Costa Rica y Trinidad y Tobago a hacer un reconocimiento a Venezuela por su iniciativa de Petrocaribe, lanzada el pasado 29 de junio con el fin de dotar al Caribe de combustible a bajo precio.

De los 25 miembros de la AEC, 14 firmaron el acuerdo constitutivo de Petrocaribe y consideraban vital que la iniciativa venezolana recibiera el respaldo de la AEC.

“Este rechazo a que se incluya este reconocimiento Venezuela, que también, hay que decirlo, es para Chávez, no es una buena noticia porque si queremos el desarrollo del Caribe, necesitabos petróleo, gasolinas a buen precio. Aquí mismo en Panamá lo necesitamos”, dijo un delegado panameño.

En efecto, en Panamá, donde el precio de la gasolina aumenta cada 15 días, las uniones de transportistas buscan sellar una negociación con Venezuela para que les venda gasolina a buen precio y el presidente, Martín Torrijos, tenía previsto reunirse con Chávez para tratar asuntos energéticos.

“La cumbre de Panamá era vital para relanzar Petrocaribe, y así ayudar a la economía al desarrollo de la región, al combate a la pobreza, al hambre”, añadió el delegado panameño.

Al contrario de lo que algunos delegados esperaban, México apoyó la iniciativa de Petrocaribe e intentó conciliar con Costa Rica y Trinidad y Tobago, pero sus intentos no rindieron frutos y prefirió impulsar los temas de su agenda.

De acuerdo con delegados, los mexicanos aprovecharon la reunión de la AEC para promover su proyecto de reforma de las Naciones Unidas, donde México buscaría eventualmente ocupar un escaño en un Consejo de Seguridad ampliado.

La estrategia, resumió un delegado, no es que este tema aparezca en la declaración, sino “cabildear” el apoyo del Caribe para México en un futuro duelo político-diplomático con Brasil, el gigante del cono sur y rival de los mexicanos en la búsqueda de un lugar en el Consejo de Seguridad de la ONU.