Buscan normalidad en medio de precariedades

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/8AF80CB8-8F79-47E5-9C55-BC9826DA35CA.jpeg

POR FIOR GIL
SAN CRISTOBAL.-
En medio de precariedades, los residentes en los sectores Madre Vieja y Los Americanos, donde sus  viviendas quedaron inundadas, tratan de retornar a la normalidad y aun esperan la ayuda del gobierno. Los afectados por el torrencial del pasado miércoles demandan del gobierno que se canalicen las aguas pluviales de gran parte de la autopista “6 de Noviembre”.

Ayer, Luis Acosta, director de Desarrollo de la Comunidad, anunció que desde hoy se integrarán brigadas de fumigación, de asistencia médica y entregarán medicinas, alimentos, colchones y mosquiteros a las familias afectadas  por la inundaciones en esta ciudad.

Como consecuencia de las inundaciones en los sectores Primaveral, Doña Chucha y Madre Vieja Norte, prevalece un mal olor provocado por las ratas muertas que arrastraron las aguas de la cañada.

También se ha desatado una plaga de mosquitos y los vecinos afirmaron que han quedado en una situación crítica pues perdieron hasta la ropa y todavía no pueden usar los colchones por la humedad y mal olor a pesar de lo han expuesto al sol en los últimos tres días.

Acosta Moreta informó que desde el viernes pasado se encuentra prestando asistencia a decenas de familias de la zona del Cibao que también fueron afectados por inundaciones provocadas por las lluvias de la semana pasada.

Explicó que hoy se trasladará  a las comunidades de Madre Vieja y los demás sectores afectados de San Cristóbal  para realizar los operativos que incluyen asistencia psicológicas a los niños y entrega de juguetes.

También se proponen llevar equipos pesados que faciliten limpiar las vías.

Ana Luisa Martínez, una de las amas de casa residente en el barrio Primaveral de Madre Vieja Norte, dijo que las familias afectadas se encuentran en una situación difícil porque perdieron casi todos sus ajuares y hoy la gente solo tiene la ropa que lleva puesta.

Explicó que aunque el síndico Nelson de la Rosa distribuyó colchones a las familias afectadas, esta ayuda no es suficiente porque en una casa donde hay varios personas no pueden dormir todos en una sola cama.

Reporteros de HOY observaron ayer que aun quedan colchones, ropa y zapatos en las calles, algunos inservibles y otros que sus dueños tratan de secar.

SE DAÑAN DOCUMENTOS

El licenciado Amado Figuereo Pérez, un abogado residente en la calle primera de barrio Primaveral, trataba ayer de salvar documentos y libros que se mojaron en la oficina que tiene instalada en su vivienda.

Dijo como el agua llegaba al techo de las casas muy pocos ajuares y equipos pudieron salvarse. “Por suerte el archivo de metal no fue arrastrado por las aguas y hoy saqué al sol estos documentos para tratar de salvarlos”.

Figuereo Pérez dijo que las inundaciones en la zona se originan porque la cañada “Madre Vieja” no está canalizada y recoge todas las aguas pluviales de la autopista “6 de Noviembre”, las cuales llegan y arropan la carretera Sánchez desde donde bajan para los barrios. Explicó que las condiciones de la cañada impiden la salida de las aguas que recoge y de los desperdicios que por lo regular arrastra, creando un serio problema para más de 200 familias que viven los barrios Los Americanos, Madre Vieja, Doña Chucha, entre otros, que carecen de drenaje.

Juana Mejía, una jovencita residente en la calle primera de Primaveral se lamentaba de las precariedades en que se encuentran y puso como ejemplo que ella se ha quedado con la ropa que llevaba puesta la noche del miércoles.