Buscan sospechosos de asesinar cubano

La Policía Nacional persigue a tres personas sospechosas de haberle dado muerte al empresario estadounidense de origen cubano, Omar Chávez Rojas, quien había cumplido 63 años.

Las investigaciones se circunscriben en las personas con quienes Chávez Rojas se relacionaba y en las evidencias encontradas en la escena del crimen.

Varias personas, entre ellas empleados y amistades, están siendo interrogados por investigadores de la Policía Nacional.

Ayer, la rama femenina de la Asociación de Cubanos en República Dominicana reaccionó consternada por el asesinato de Chávez Rojas, propietario de la cadena de tiendas de ropa La Canchita.

La entidad lamentó la pérdida de su compatriota y se condolió por la forma horrenda como fue asesinado en su propia residencia.

Varias damas cubanas consultadas ayer por este diario y que hablaron en reserva de sus nombres, coincidieron en resaltar las virtudes de solidaridad que adornaban a Chávez Rojas, a quien le agradecieron las colaboraciones y ayudas que siempre les prestó.

Vecinos de la víctima afirman que Chávez Rojas, además de ser gran empleador, acostumbraba a alojar a personas desempleadas que llegaban del campo, sobre todo, a jóvenes e indicaron que en dos ocasiones había sido atracado.

Chávez Rojas fue encontrado muerto en su casa de la calle Miguel Angel Monclús, número 205, de la urbanización Mirador Sur.

Estaba en compañía de la joven Alexandra María de la Rosa Toribio, de 18 años de edad, quien resultó ilesa y con quien según la Policía, sostenía una relación amorosa.

Según la Policía, la muchacha laboraba con el empresario en la tienda La Canchita de la avenida Núñez de Cáceres esquina Rómulo Betancourt en la capital.

Según la versión que Policía dice haberle ofrecido la joven De la Rosa Toribio, tres desconocidos entraron a la habitación donde ella y el hombre dormían y luego de amordazarla, la hicieron oler un algodón con una sustancia desconocida, que le hizo perder el conocimiento.

Expresó que los desconocidos aprovecharon su estado para la comisión del crimen y marcharse, empero sostiene que no sabe si los desconocidos sustrajeron algunas pertenencias de la casa.

El cadáver fue hallado maniatado, amordazado y vendado encima de una cama y conforme a la Policía, la víctima estaba atada de pies y manos con abrazaderas plásticas y pedazos de tela azul, con lo que también ataron a la joven.

Se supo que en la escena del crimen habrían sido encontrados objetos y pastillas de estimulación sexual.

El diagnóstico preliminar del médico legista actuante en el caso, indica que la muerte de Chávez Rojas fue por asfixia y que el cadáver presentaba laceraciones en los pies, manos y la boca.

Sin embargo, las autoridades dijeron estar a la espera del resultado de la necropsia en el Instituto Nacional de Patología Forense.

Los investigadores sopesan el hecho de que en la habitación donde fueron encontrados la joven De la Rosa y el cadáver de Chávez Rojas, no hubo roturas ni indicios de violencia contra las puertas y ventanas.

Los vecinos que ofrecieron los primeros auxilios a la joven, que a eso de las 7:00 de la mañana pedía auxilio a todo pulmón, explicaron que tuvieron que romper la puerta de la verja y la madera para poder penetrar al interior de la casa donde se produjo el homicidio.