Bush: crisis Líbano es oportunidad de cambio

http://hoy.com.do/image/article/107/460x390/0/CAB4EA3E-3445-470D-8160-6AE0527D002E.jpeg

Washington (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, definió hoy la crisis del Líbano como el último “punto álgido” de la lucha “entre la libertad y el terror” que, dijo, se libra en Oriente Medio, y afirmó que el conflicto supone una oportunidad de cambio.

“Este momento de conflicto en Oriente Medio es doloroso y trágico”, aseguró el inquilino de la Casa Blanca en su habitual mensaje radiofónico de los sábados, a lo que añadió que “es también una oportunidad para un cambio más amplio en la región”.

Un día después de reunirse con el primer ministro británico, Tony Blair, y apostar por el envío rápido de una fuerza multinacional al Líbano, Bush aprovechó su alocución radiofónica para destacar sus objetivos en la región.  Recordó que durante su cita con Blair ambos coincidieron en la necesidad de desarmar a las milicias que operan en el Líbano, así como la de detener el flujo de armas ilegales y desplegar fuerzas de seguridad libanesas en todo el país.

Insistió en que Irán debe poner fin al apoyo financiero y armamentístico que presta a “grupos terroristas como Hizbulá”, y destacó que Siria debe respetar la soberanía del Líbano. Presentó a EEUU como una fuerza que “durante décadas” trabajó a favor de la estabilización en Oriente Medio, aunque reconoció que las políticas estadounidenses no han conseguido pacificar, como supuestamente pretendían, la región.  Washington no habría tenido culpa en su fallido intento, según Bush, quien aclaró que los males de Oriente Medio obedecen a la falta de libertad en la zona, que creó las condiciones propicias para el resentimiento, el odio y el radicalismo.

“Vimos las consecuencias el 11 de septiembre del 2001, cuando los terroristas trajeron muerte y destrucción a nuestro país, al matar a casi 3.000 estadounidenses inocentes”, indicó Bush.

De ahí que EEUU haya optado por “cambiar el curso de Oriente Medio, al luchar contra la ideología del terror y propagar la esperanza de la libertad”, según dijo.

Esa sería, afirmó Bush, “la única forma” de garantizar la seguridad en suelo estadounidense.

Esa estrategia “a favor de la libertad” en todo Oriente Medio ha puesto en marcha “una transformación que está cambiando millones de vidas para mejor desde Kabul a Bagdad y Beirut”, aseguró Bush.

La campaña “liberadora” de EEUU se ha encontrado con el obstáculo de aquellos “opuestos a la democracia”, que luchan “con toda la capacidad destructiva que pueden reunir”, indicó el presidente estadounidense.

En esa línea se enmarcarían “los ataques de Hizbulá contra Israel, los ataques suicidas que matan a inocentes en Irak y la campaña de terror de Al Qaeda alrededor del mundo”..

Pese a que las críticas contra la actuación estadounidense en Oriente Medio arrecian desde múltiples frentes, Bush volvió a insistir hoy en que EEUU ayudará a establecer una democracia en el “corazón” de Oriente Medio: Irak.

En el Líbano, Washington contribuirá a los esfuerzos del gobierno democrático para librar al país de terroristas e influencia externa.

Y en Palestina, EEUU respaldará las fuerzas moderadas para la creación de dos estados democráticos y en paz: Israel y Palestina.

La política de la Casa Blanca en Oriente Medio fue criticada hoy en el discurso radiofónico semanal de la oposición demócrata.

El gobernador del estado de Nuevo México y potencial candidato a las presidenciales del 2008, Bill Richardson, denunció la incapacidad diplomática del gobierno republicano y sacó a colación la situación en Irak, donde “las oleadas de sangrienta violencia empujan al país hacia la guerra civil” sin solución a la vista.

La alocución de Bush coincide con un nuevo viaje de la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, a la región.

Rice emprendió hoy rumbo a Israel para discutir los detalles de una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para alcanzar una tregua negociada.

La resolución se debatirá probablemente en Nueva York este mismo lunes.

EEUU ha evitado hacer cualquier llamada al alto el fuego, pese a los crecientes clamores de la comunidad internacional en ese sentido.