Bush honrará militares caídos en Irak y Afganistán

WASHINGTON (AFP).- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, prometió este lunes honrar a los estadounidense que murieron o desaparecieron en Irak y Afganistán enfrentando a la insurgencia en ambos países, durante el tributo del “Memorial Day” a las afueras de Washington, frente a militares, ex combatientes, dignatarios y familiares de militares.

En el Cementerio Nacional de Arlington, donde se encuentran los restos de varias generaciones de militares caídos, Bush instaló una corona de flores en la Tumba del soldado desconocido, luego ofreció un saludo solemne, y un saludo militar mientras una trompeta interpretó la marcha fúnebre.

“Los nombres de los hombres enterrados allí son conocidos sólo por Dios, pero su valentía y sacrificio nunca serán olvidados por nuestra nación”, dijo Bush en un breve discurso.

“Cuando miramos el camino recorrido, nos damos cuenta del costo de nuestra libertad”, afirmó el presidente.

“Consideramos un privilegio ser ciudadanos de un país al cual sirven tantos hombres y mujeres valientes. Y debemos honrarlos logrando la misión por la que dieron sus vidas, derrotando a los terroristas, haciendo progresar la causa de la libertad, y construyendo un mundo más seguro”, destacó.

El presidente apreció el sacrificio de los soldados que derrocaron regímenes en Afganistán e Irak, y también alrededor del mundo en la “guerra contra el terror” dirigida por Estados Unidos.

“Para aquellos que perdieron a seres queridos en Afganistán e Irak, hoy es el día de las últimas cartas y lágrimas recientes. Gracias a los sacrificios de nuestros hombres y mujeres uniformados, dos regímenes del miedo se han ido”, dijo Bush.

“En todo el planeta, nuestras fuerzas armadas se ubican justo entre nuestro pueblo y los peores peligros del mundo. Los estadounidenses están agradecidos de tener tan valientes defensores”, señala.

El secretario de Defensa Donald Rumsfeld, que también presidió la ceremonia, alabó a “los extraordinarios hombres y mujeres que llevan el uniforme de nuestro país, todos voluntarios, que han arriesgado sus vidas para luchar contra los extremistas que amenazan a nuestro pueblo”.

“Aquellas vidas se perdieron por una lucha en busca a la verdad eterna de la libertad y el espíritu humano”, destacó el jefe del Pentágono.

Esta conmemoración fue realizada en momentos que Irak continúa sufriendo una escalada de violencia que persiste luego de la instalación del nuevo gobierno luego de la caída de Saddam Hussein, y mientras las autoridades continúan con la “Operación Relámpago”, una forma de hacer frente a los ataques insurgentes.

Cerca de 700 personas murieron en ataques en Irak este mes, mientras el total de miembros del ejército estadounidense muertos en Irak desde marzo de 2003 sobrepasa los 1.600.

El Memorial Day es el tributo anual a los militares caídos durante su servicio para Estados Unidos.