Bush prepara un cambio de estrategia en Irak

http://hoy.com.do/image/article/332/460x390/0/20784415-8C58-4A55-89B4-064F335267AC.jpeg

Por Laurent Lozano
 WASHINGTON, Nov 13 (AFP) – El presidente George W. Bush se entrevistó este lunes con un grupo de personalidades que podría proponer los cambios importantes de estrategia de Estados Unidos en Irak, esperados por la opinión pública norteamericana y la nueva mayoría demócrata.
  

 Las conclusiones de estas personalidades independientes son muy aguardadas, sobre todo ante la persistente violencia en Irak y la ausencia de una perspectiva para un restablecimiento de la estabilidad y un retiro de tropas estadounidenses.
  

Bush declaró que tomaría en consideración las propuestas del “Grupo de Estudios sobre Irak”, lo que abriría las puertas a un posible cambio de política en el país árabe tras las elecciones legislativas del 7 de noviembre, en las que el partido republicano sufrió un dure golpe y trastocaron las fuerzas políticas en Estados Unidos.
  

 El portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, minimizó sin embargo la reunión a la que llamó simplemente “una conversación”.
  

 “Ellos van a hacerle preguntas al presidente, él les va a hacer preguntas, es una conversación. En otras palabras, no es una declaración”, dijo Snow antes de la reunión.
  

Los miembros del grupo, dirigido por el ex secretario de Estado republicano James Baker y el ex legislador demócrata Lee Hamilton, están realizando al parecer sus últimas consultas antes de presentar sus propuestas, que prevén plantear de aquí a fin de año.
  

El grupo debía reunirse también con otros dirigentes como la secretaria de Estado Condoleezza Rice, el secretario renunciante de Defensa Donald Rumsfeld y altos mandos militares.
  

El martes tiene previsto reunirse con líderes demócratas, ahora mayoritarios en las dos cámaras del Congreso y que reclaman un retiro de las tropas estadounidenses en Irak.
  

Entre las posibles recomendaciones, el grupo podría abogar que Estados Unidos involucre más a Irán y Siria en alcanzar la estabilidad en su vecino Irak.
  

Las especulaciones se reforzaron por un discurso de política exterior que debía pronunciar la noche del lunes el primer ministro británico, Tony Blair, uno de los aliados más leales de Bush, que debía llamar a Irán y a Siria a hacer más por la paz en Irak y en Medio Oriente.
  

Irán y Siria son los dos grandes enemigos de Israel, y también consideradas las bestias negras por Estados Unidos.
  

Bush advirtió este lunes que un Irán dotado de armas nucleares sería una fuerza “increíblemente desestabilizadora” y rechazó el diálogo directo a menos que Teherán suspenda sus tareas atómicas sensibles.
  

 “Si los iraníes quieren dialogar con nosotros, ya les hemos mostrado el camino, y éste es que suspendan de manera verificable las actividades de enriquecimiento de uranio”, dijo Bush durante su reunión con el primer ministro israelí Ehud Olmert. 
   Israel, que se beneficia de un respaldo estadounidense casi indefectible, se considera el blanco designado de las actividades nucleares y balísticas iraníes.
   En cuanto a Damasco, “tenemos relaciones diplomáticas con Siria, seguimos teniendo relaciones diplomáticas con Siria”, dijo Snow. Estas relaciones están sin embargo casi congeladas desde el asesinato del primer ministro libanés Rafic Hariri, detrás del cual los estadounidenses sospechan que están los servicios de inteligencia sirios.
   Las relaciones entre Washington y Teherán están por su parte interrumpidas desde 1980.