Bush se reúne con Insulza

http://hoy.com.do/image/article/54/460x390/0/30D20F67-B044-4095-8002-46538F601D15.jpeg

WASHINGTON (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, y el nuevo secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, discutieron ayer el fortalecimiento de la democracia y la promoción del desarrollo en Latinoamérica en una reunión en la Casa Blanca.

En la reunión, que duró media hora y tuvo un carácter estrictamente privado, Bush e Insulza también conversaron sobre la Asamblea General de cancilleres de la organización continental que se celebrará en Fort Lauderdale (Florida) del 5 al 7 de junio y ante la cual el presidente de EEUU pronunciará un discurso.

El gobernante hablará ante los cancilleres de los 34 países de la OEA, el 6 de junio, sobre los beneficios del Tratado de Libre Comercio suscrito entre este país, Centroamérica y la República Dominicana, e instará al Congreso de EEUU a su pronta aprobación.

En una rueda de prensa tras su entrevista con Insulza, Bush pidió hoy al Congreso de EEUU aprobar este pacto comercial que, a su juicio, “equilibrará” las relaciones comerciales en esa región.

Antes de la reunión, la Casa Blanca informó en un comunicado de que Bush e Insulza hablarían principalmente del “papel de la Organización de Estados Americanos (OEA) en apoyo a la democracia y la promoción de la prosperidad en el Hemisferio Occidental”.

Para algunos diplomáticos de la OEA, la reunión de Bush con Insulza muestra el interés del actual gobierno estadounidense en los asuntos de Latinoamérica.

Bush ha insistido en la necesidad de consolidar las instituciones democráticas y en la urgencia de tratar prioritariamente el desarrollo global para que los sectores pobres del continente perciban los beneficios de la democracia.

Insulza agradeció a Bush el apoyo de Washington a su candidatura a secretario general de la OEA tras la retirada del último de sus contendientes, el canciller de México, Luis Ernesto Derbez.

En un principio, Estados Unidos había apoyado la candidatura del ex presidente de El Salvador Francisco Flores, que luego se retiró de la contienda debido al escaso apoyo obtenido.

Con la toma de posesión de Insulza, la OEA puso fin a la mayor crisis que sufre en los últimos tiempos tras la renuncia, el 15 de octubre pasado, del ex presidente de Costa Rica Miguel Angel Rodríguez, que tuvo que dimitir menos de un mes después de asumir el cargo debido a las acusaciones de corrupción que afronta en su país.

Tras la elección de Insulza, el pasado 2 de mayo después de un empate a 17 votos con Derbez en cinco rondas de votación el 11 de abril, la Casa Blanca anunció su disposición a trabajar con el ex ministro del Interior de Chile, y dar un fuerte apoyo a su programa destinado a fortalecer al foro regional.

Estados Unidos es el principal contribuyente de la OEA, con un aporte anual de 59,5 millones de dólares del presupuesto de la organización, que suma un total de 80 millones de dólares anuales.

En su discurso de toma de posesión, Insulza sostuvo que se requiere de una “renovada voluntad política de los países miembros para avanzar hacia una OEA más eficaz, con prioridades consensuadas, más participativa y abierta a la sociedad civil y al sector privado”.

Para el nuevo secretario general, “este es el camino para fortalecer la relevancia de esta organización e incrementar su capacidad de acción para movilizar los intereses colectivos”.

El máximo directivo de la OEA cree que la Carta Democrática Interamericana aprobada en Perú el 11 de septiembre de 2001, día de los atentados en EEUU, “es una de las principales conquistas de los pueblos de las Américas y una obligación fundamental para sus gobernantes”.

Insulza se comprometió a luchar contra la pobreza, el fortalecimiento de la democracia, el respeto a los derechos humanos, el desarrollo y otros temas prioritarios en la agenda del continente.

También instó al fortalecimiento de los mecanismos existentes como la Comisión Interamericana para el Control del Consumo de Drogas, el Comité Interamericano contra el Terrorismo y los delitos en el espacio cibernético, el lavado de dinero y la corrupción, preocupaciones que comparte EEUU.