Bush sigue opuesto a la investigación
de células madre

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/45F01E9D-5323-441C-B897-5DCC25761AAD.jpeg

WASHINGTON (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, reiteró ayer su tajante oposición a un proyecto de ley pendiente en el Congreso que propone destinar fondos federales a la investigación con células madre procedentes de embriones. En un breve discurso en la Casa Blanca, antes de que la Cámara de Representantes comenzase a debatir hoy el proyecto de ley, Bush destacó la “gran promesa” que representa la investigación con células madre.

Además, recordó que su Gobierno ha doblado la asignación presupuestaria para esas pruebas, pero insistió en que deben limitarse a las adultas o extraídas del cordón umbilical.

Las pruebas con células procedentes de embriones, que algunos científicos consideran más prometedoras que las adultas, presentan “graves interrogantes morales”, por cuanto requieren la destrucción intencionada de embriones vivos para extraer sus células, explicó el presidente.

“Cada vida es un regalo que no tiene precio y de un valor sin par”, afirmó Bush, ante una audiencia compuesta, en su mayoría, por familias con niños nacidos a partir de embriones desechados en clínicas de fertilidad y recuperados por asociaciones pro vida.

Cuando va a expirar el plazo hasta el cual los laboratorios deben conservar los embriones, las asociaciones pro vida piden a los propietarios de éstos que se los donen para implantarlos y así dar pie a nacimientos.

“Los niños presentes en esta sala nos recuerdan que cada embrión es un ser único. Esas vidas no son una materia prima que se pueda explotar”, indicó el presidente.

En agosto de 2001, Bush autorizó el uso de fondos federales para la investigación con células madre, pero lo limitó a 78 cepas que ya existían entonces.

El proyecto de ley que estudia la Cámara de Representantes elimina ese límite para los estudios con células madre procedentes de los embriones creados por las clínicas de fertilidad y luego desechados.

“La Cámara de Representantes examina hoy una propuesta que viola las claras pautas que fijé hace cuatro años. Cruzar esa línea representaría un grave error”, indicó Bush.

Previamente, en un comunicado de la Oficina de Administración y Presupuesto, la Casa Blanca condenó la propuesta presentada por el congresista republicano Mike Castle como “moralmente problemática”.

Ese proyecto de ley, según el comunicado, “alentaría una línea de investigación que requiere la destrucción intencionada de embriones vivos para obtener sus células”.

Si el proyecto de ley, que tiene una versión similar en el Senado, resulta aprobado, Bush lo vetará, según ha dicho.

Sería la primera vez que Bush ejerciera su derecho de vetar legislación desde su llegada al poder en enero de 2001.

Quienes defienden la reforma alegan que esos estudios podrían permitir el descubrimiento de curas contra enfermedades como el mal de Parkinson o la diabetes.

Pero la Casa Blanca asegura que ese proyecto de ley “se basa en afirmaciones científicas no comprobadas para promover una investigación moralmente problemática y socialmente controvertida”.

En cambio, Bush apoya un proyecto de ley alternativo, presentado por los congresistas Chris Smith (republicano) y Arthur Davis (demócrata), que promueve la investigación con células madre adultas o procedentes del cordón umbilical.

Si el proyecto de ley de Castle sale adelante y Bush impone su veto, sería necesaria una mayoría de dos tercios en la Cámara de Representantes y en el Senado para levantarlo.

El debate, antes de una votación que se promete muy ajustada, comenzó de manera muy encendida.

El líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Tom DeLay, aseguró que el uso de los embriones desechados en las clínicas de fertilidad equivale a “desmembrar seres humanos vivos”.

Por su parte, el también republicano Charlie Bass, que sí apoya el proyecto de ley, afirmó que “es terrible que EEUU se eche para atrás por un principio moral y no permita desarrollar una investigación científica sensata dentro del sistema público”.