Bush y Kerry arrecian sus ataques cruzados

WASHINGTON (AFP).- La carrera entre el presidente George W. Bush y el senador demócrata John Kerry rumbo a las elecciones del 2 de noviembre continúa reñida y bajo incertidumbre, con vaticinios de que el resultado final dependerá de unos pocos votos en algún Estado clave.

   Mientras varias encuestas indican que los dos candidatos continúan empatados en intenciones de voto, cada uno de ellos visita incansablemente los Estados que aún no parecen haber definido claramente por quién votarán.

   Para ganar las elecciones es necesario que alguno de ellos logre el apoyo de 270 grandes electores, de un total de 538.

   Bush perdió el voto popular en 2000 pero llegó a la presidencia con 271 votos de grandes electores contra 266 de su rival demócrata Al Gore, gracias al Estado de la Florida.

   En esa ocasión, apenas 537 votos de ventaja fueron decisivos para inclinar la balanza a favor de Bush, según indicó la Corte Suprema luego de 36 días de recuentos, confusión y ansiedad general.

   La eventualidad de que el resultado de las elecciones dependa de un solo Estado no está descartada tampoco este año, consideran los analistas.

   Encuestas realizadas en los Estados revelan que Bush podría captar 25 Estados para un total de 213 grandes electores y que Kerry es favorito en 15 Estados, más Washington DC, con 207 grandes electores en total.

   La decena de Estados restante, que disponen de 118 grandes electores, podría dividirse tal vez del mismo modo que votaron por Bush y Gore en 2000.

   En esta áspera batalla, las analistas miran hacia la Florida (sur-este, 27 electores) y Ohio (norte, 20 electores) que Bush ganó en 2000, así como hacia Pensilvania (este, 21 electores), que votó por Gore.

   Ganar dos de esos Estados permitiría en esta ocasión a los candidatos instalarse en la oficina oval de la Casa Blanca, consideran los analistas.

   Los sondeos muestran que Bush está a la cabeza de Estados demócratas hace cuatro años: Wisconsin (norte, 10 electores), Iowa (centro, 7 electores), Nuevo México (sur-este, 5 electores). Minnesota (norte, 10 electores) permanece bajo incertidumbre. Kerry espera ganar en New Hampshire (noreste, 4 electores), donde Bush ganó en 2000.

   Pese a ese contexto aleatorio, los expertos no se privan de formular pronósticos, y las combinaciones son múltiples, advirtiendo que el resultado de de las elecciones podría estar en juego por unos pocos votos, como ocurrió en 2000:

   -Bush gana el gran premio: Florida, Ohio, Pensilvania, Wisconsin, Nuevo Mexico y Minesota (327 grandes electores).

   -Kerry gana el gran premio: con los Estados que ganó Gore en el 2000, más Ohio, Florida, New Hampshire (311 grandes electores).

   -Florida decide: Bush conquista los Estados ganados en 2000 más Iowa, Wisconsin y Nuevo México (249 grandes electores). Kerry recupera Ohio y New Hampshire (282 grandes electores). Florida hace la diferencia.

   -Ohio decide: Bush gana en “algunos” Estados, más la Florida, Colorado, Nevada y New Hampshire (258 grandes electores). Kerry conserva todos los Estados demócratas (260 grandes electores). Ohio hace la diferencia.

   -Empate: Bush gana Iowa, Wisconsin y Nuevo México, mientras Kerry gana en Florida y New Hampshire. Cada uno conquista 269 grandes electores. La Cámara de representantes, de mayoría republicana, decide por primera vez desde 1824 y Bush queda como presidente.