Cacaocultoras de Vicentillo mecanizan procesamiento para exportar su producto al mundo

cacaoteras

“Nosotras comenzamos tostando cacao en un caldero con leña, cogiendo muchísimo humo. Y ya eso se acabó”, afirma con orgullo Juana Sosa, socia fundadora por los años 70 de la Asociación Mujeres Esperanza Unida, de Vicentillo, El Seibo.

Les tomó casi 40 años poder decir:”Ya somos una empresa”. La terquedad tuvo esta vez su recompensa, recoge en un nota de prensa y un video corto la Direccion General de Comunicación al compartir con los ciudadanos las genuinas aspiraciones de exportar mundialmente  de las admirables cacaocultoras de Vicentillo, luego de ser visitadas el 13 de enero de este año por el presidente Danilo Medina y recibir un financiamiento de 12 millones de pesos.

Aquí la historia completa.  “Nosotras comenzamos tostando cacao en un caldero con leña, cogiendo muchísimo humo. Y ya eso se acabó”, afirma con orgullo Juana Sosa, socia fundadora por los años 70 de la Asociación Mujeres Esperanza Unida, de Vicentillo, El Seibo.

Les tomó casi 40 años poder decir:”Ya somos una empresa”. La terquedad tuvo esta vez su recompensa.

Una empresa privada se ha interesado enellas: “Nosotros hemos decidido exportar cacao, agregar valor, dice el técnico Dionisio Nova. Ellas saben como procesar el cacao”.

Para la comunidad significa “avance”, dinero circulando y empleos. Equivale a salir de la “oscuridad a la luz”, porque las productoras de cacao no tenían esa facilidad para exportar, cuentan Estéfany y Scarlin Pérez, miembras de la asociación, a las que además se les nota el entusiasmo y la alegría.

“La comunidad ya no seguirá despoblándose porque los hijos de nosotras ya no están pensando en irse para el pueblo buscando mejor vida.  Es que la mejor vida  está brotando de esas máquinas modernas y del éxito de sus madres, cuentan las productoras de cacao.

Son conscientes de su fortaleza, de su saber hacer (eso que los que hablan inglés llaman “Know How”).

Hay una gran demanda del cacao procesado por estas esforzadas y tenaces mujeres. Cuando han asistido a ferias fuera del país, su cacao es aclamado.

Ahora, en sociedad con una empresa privada, aspiran a exportar “mundialmente”.

En una de sus visitas sorpresa, el 13 de enero de este año, el presidente Danilo Medina se reunió con las miembras de la Asociación Mujeres Esperanza Unida y acordó que el gobierno les facilitaría un préstamo de 12 millones de pesos para comprar una nueva tostadora de cacao con capacidad para procesar 50 kilogramos del producto, 50 barricas para la fermentación del vino de cacao, una refinadora de licor, una caldera de 40 galones y una máquina industrial de presión para extraer 100 toneladas de manteca de cacao.