Cae liquidez del banco de fomento de Puerto Rico

banco de fomento de Puerto Rico

San Juan, Puerto Rico.-El banco gubernamental responsable de emitir los bonos de Puerto Rico informó el miércoles que su liquidez ha caído debajo de los 1.000 millones de dólares, al tiempo que crece la preocupación de que no podrá realizar un gran pago próximamente.

El Banco Gubernamental de Fomento informó que su liquidez fue de 875 millones de dólares a finales de septiembre. El anuncio fue efectuado un día después de que el presidente del banco y otros funcionarios gubernamentales se reunieron con consejeros de los grupos tenedores de bonos de Puerto Rico, en momentos en que el gobierno de la isla busca la manera de reestructurar una deuda pública de 72.000 millones de dólares que, de acuerdo al gobernador, es impagable y necesita reestructuración.

Inversionistas y economistas se cuestionan si el banco podrá realizar el pago de bonos por 355 millones de dólares que vence el 1 de diciembre debido a sus fondos decrecientes. “Es absolutamente preocupante”, dijo el economista Vicente Feliciano con relación al descenso en la liquidez. “El fondo general también está haciendo agua… nos encaminamos hacia una crisis crediticia”.

Hizo notar que el gobierno de Puerto Rico ya ha demorado los pagos a los proveedores y que un gran número de contribuyentes siguen esperando su devolución de impuestos. La semana pasada el banco indicó que puso fin a las conversaciones con un grupo de tenedores de bonos porque no pudieron llegar a un acuerdo de reestructuración de deuda.

Melba Acosta, presidenta del banco, ha dicho que el pago del 1 de diciembre y otro que se vence el 1 de enero son prioritarios porque involucran bonos de obligación general respaldados por el gobierno. Sin embargo, Feliciano dijo que aún existe la posibilidad de que haya una mora de pagos. “A fin de cuentas, si no hay dinero, no hay dinero”, advirtió.

El gobierno ha aumentado los impuestos y ha aplicado otros nuevos para ayudar a generar más ingresos, lo que ha provocado una creciente molestia entre los puertorriqueños, que dicen se les está aplicando una carga injusta. El gobierno del presidente estadounidense Barack Obama advirtió la semana pasada que los problemas económicos de la isla podrían conducir hacia una crisis humanitaria si el Congreso no crea, entre otras cosas, un régimen de bancarrota que le permita a Puerto Rico reestructurar su deuda.

Los legisladores isleños están debatiendo una medida que establecería una junta de control fiscal, la cual supervisaría la implementación de una reforma fiscal propuesta de cinco años que pide cambios, incluida una reducción en el salario mínimo. Líderes de varios sindicatos en toda la isla dicen estar organizando una huelga general para protestar contra esa propuesta y otras acciones gubernamentales encaminadas a ayudar a impulsar la economía.