Caen otros dos jóvenes en “intercambio” de disparos con PN

http://hoy.com.do/image/article/476/460x390/0/D9045A50-0379-4292-9B0C-03FE1B2CD7DD.jpeg

Dos hombres jóvenes, Alexander de Jesús Sánchez Féliz, de 25 años, y Rubén Darío Díaz Pinales, de 22, fueron muertos ayer de varios balazos debido a que el vehículo en que viajaban no atendió  una orden de detención de una patrulla policial. El hecho ocurrió en la zona rural de San Pedro de Macorís.

Dos hombres murieron ayer y un sargento de la Policía resultó herido durante un supuesto enfrentamiento a tiros con una patrulla, cuando  cinco civiles que viajaban en un vehículo desobedecieron una orden de pare en un puesto de chequeo en la carretera Mella, en el  Cruce de Cayacoa,  San Pedro de Macorís.

Las víctimas fueron identificadas por la Policía como Alexander de Jesús Sánchez Féliz, de 25 años, quien residía en el sector   Invivienda, y Rubén Darío Díaz Pinales, de 22 años, residente en El Almirante, ambos sectores de Santo Domingo Este.

El sargento  herido fue identificado como Carlos José Reyes Alcántara, quien formaba parte de la patrulla que requisaba los vehículos que pasaban por el  lugar.

El agente fue atendido en el hospital  Antonio Musa, por un impacto de bala que recibió en la ingle. Luego fue  transferido al hospital de la Policía en  Santo Domingo.

El incidente ocurrió pasado el mediodía, cuando lla patrulla procedía a revisar el carro Nissan Sentra gris, en el que viajaban las víctimas y otros tres hombres que lograron escapar en medio de la  balacera, según el informe de la Policía.

Los cadáveres de  Sánchez Féliz y Díaz Pinales  fueron depositados en la morgue del hospital Antonio Musa.

La jefatura de la Policía  dijo que “ordenó una investigación sobre el hecho”.

Secuestran niña. La Policía informó anoche que investiga a tres personas, a las que no identificó, con relación al secuestro de una niña de ocho años, en el sector Los Jardines del Norte, en la capital.

Según los investigadores policiales, la menor es hija de María Julie Moisés y Joseph Moisés (Andrés), quienes alegadamente son comerciantes haitianos.

Los raptores dejaron un mensaje en un teléfono móvil que dice: “la niña está en Colombia”, pero además supuestamente dejaron una cuenta electrónica de Yahoo.

La niña  se encontraba en casa con una tía, la doméstica y dos hermanitos, de siete y 15 años. De acuerdo con  algunos vecinos, sus padres tienen más de un mes en Haití y   salen con frecuencia  del país.