Caída confianza de los consumidores es un riesgo

30_07_2015 HOY_JUEVES_300715_ Economía6 E

A los estadounidenses les preocupa cada vez más que la situación actual sea la mejor posible.

La confianza de los consumidores declinó en julio en la mayor proporción en casi cuatro años en tanto los hogares se volvieron menos optimistas respecto de las perspectivas de la economía, el empleo y sus finanzas, indicaron el martes cifras de la Conference Board de Nueva York.

Las fluctuaciones de los precios de las acciones producto de la crisis financiera griega y la debilidad en China se hicieron sentir, según el grupo, lo que demuestra por qué las autoridades de la Reserva Federal de los Estados Unidos podrían querer incluir la consideración de acontecimientos internacionales a la hora de determinar cuándo subir las tasas de interés. Los cambios en lo relativo a la confianza han sido habituales este año, lo que subraya un temperamento errático de los consumidores que plantea un riesgo para un gasto familiar que ya es desparejo.

“En cierto modo es una sorpresa, y podría resultar algo errático”, dijo David Sloan, economista de 4Cast Inc. en Nueva York. “Si la reciente debilidad del mercado bursátil se extiende, la recuperación podría ser más difícil. Pero los precios de la energía han bajado, y eso podría brindar cierto apoyo a los consumidores”.

El índice de Conference Board bajó este mes a 90,9, mientras que revisado en junio fue de 99,8. El registro de julio, el más débil en 10 meses, fue más bajo que el pronóstico más pesimista de una encuesta de Bloomberg entre economistas.

La caída de 8,9 puntos también marcó la mayor sorpresa negativa desde febrero de 2003. La mediana de los pronósticos fue de 100, y las estimaciones oscilaron entre 97 y 103 luego de un pronóstico anterior de 101,4 en junio. La medición ha fluctuado al menos cinco puntos en cinco de los primeros siete meses del año.

Expectativas de los consumidores. La medición de Conference Board de las expectativas de los consumidores para los próximos seis meses cayó al nivel más bajo desde febrero de 2014. Hubo un leve descenso en la medición del grupo de la situación actual.

“Perspectivas menos optimistas respecto del mercado laboral, y tal vez la incertidumbre y la volatilidad de los mercados financieros producto de la situación en Grecia y China, parecen haber afectado la confianza de los consumidores”, dijo en una declaración Lynn Franco, directora de indicadores económicos de Conference Board.

La evaluación que hacen los estadounidenses de la situación actual y futura del mercado laboral se deteriora. El porcentaje que estima que en los próximos seis meses se generarán más empleos declinó al nivel más bajo desde noviembre de 2013.