Caída de precios inmobiliarios pone en apuros banca España

http://hoy.com.do/image/article/835/460x390/0/ED625C4B-DC66-4C1D-80CF-58B0DC36BD85.jpeg

Madrid. De los Servicios de Hoy. La absoluta parálisis del mercado de suelo en España dificultará la “limpieza de activos tóxicos” de la banca española y podría ponerla en apuros por su alta exposición al sector.

Según datos publicados por Reuters, a finales de 2012, el conjunto del sector bancario tenía una exposición al suelo de unos 97,000 millones de euros: 53,456 millones en créditos y 43,557 millones en activos adjudicados.

Aunque la congelación de la actividad hace poco fiables las estadísticas de precios medios de suelo, expertos del sector sitúan la caída desde 2008 en al menos un 70%, el doble que en los pisos terminados, con perspectivas de que la caída continúe en ambos segmentos.

Esta estimación se acerca al peor escenario de Oliver Wyman, el consultor independiente que hizo las pruebas de resistencia a la banca, que proyectaba una pérdida de valor de al menos el 80% en el suelo, frente al 60 provisionado por la banca.

La consultora RR de Acuña y Asociados va más lejos y estima que en el 60% de poblaciones españolas con más de 10,000 habitantes “no se justifica la nueva edificación por tener valores de suelo cero o negativos”. Para 2017, calcula la consultora, “estos valores cero o negativos afectarán al 89.9% de estos municipios”.

Los problemas del suelo no vienen solo por el hecho de que los ajustes de precios puedan ser mayores de los realizados en libros, sino por el peligro de que muchos de los créditos a suelo pasen a adjudicados en un interminable goteo, señala la publicación de Reuters.

El paso de préstamo a adjudicado tiene al menos dos inconvenientes para los bancos: conlleva costes directos como mantenimiento e impuestos, e indirectos como consumo de capital; y exige un aumento notable de coberturas cuando un préstamo considerado “no problemático” (25,000 millones de euros a mediados de 2012) se traslada a adjudicado.

“Una parte muy grande de ese crédito (a suelo) va a acabar en nuestras manos”, dijo el directivo de la filial inmobiliaria de un banco. “Son proyectos para los que las promotoras necesitan mucho tiempo de tramitación y durante este tiempo el pago de deuda les penaliza mucho”, se explicó.