Califican de absurdo posición del Episcopado

El Concilio Evangélico de las Asambleas de Dios calificó como pobre y discriminatorio el argumento que formuló el Episcopado Dominicano para que no se apruebe el proyecto de ley de Asociación Religiosa y añadió que es al Congreso al que le corresponde dicha determinación.

El reverendo Alejandro Pérez, superintendente nacional; y Carlos Mateo, secretario ejecutivo del Concilio, respectivamente, afirmaron que el clero le teme a la igualdad porque es evidente la discriminación que existe en torno a lo que tiene que ver con la libertad religiosa. La prueba, dicen, es que el Estado invierte más de 600 millones de pesos en los proyectos católicos.

Dicho esto, repitieron una frase de Edward Kennedy, ex congresista de Estados Unidos: “la separación entre el Estado y la religión es necesaria, puesto que no se puede usar el poder del Estado para imponer valores que de otra forma no se podrían”.

Por otro lado, recordaron que los ministros evangélicos de Estados Unidos toda la vida se han casado sin crearle ningún problema al sistema, con la diferencia de que hay menos divorcios que en la Iglesia Católica.

Aseguraron que las iglesias evangélicas no necesariamente abogan por la aprobación de la ley para recibir beneficios del Estado, puesto que estas han surgido y siguen creciendo gracias al esfuerzo propio.

Llamaron a la Iglesia Católica a no contribuir contra la libertad de los dominicanos dejándose llevar de sus “valores y caprichos”, por lo que exigieron al Episcopado dejar al Congreso Nacional trabajar libremente en la articulación del proyecto, ya que a las religiones le corresponde la predicación de los principios éticos y morales, no la imposición de las leyes de una nación.