Cámara desafía a Bush y aprueba proyecto sobre retirada militar Irak

http://hoy.com.do/image/article/301/460x390/0/2FF15D7A-7B15-42BD-AD13-A111CAADBB69.jpeg

Washington (EFE).- La Cámara de Representantes desafió ayer, miércoles, la amenaza de veto del presidente George W. Bush y aprobó un proyecto de ley que ordena el comienzo de la retirada de las tropas estadounidenses de Irak a partir de octubre de este año.

En virtud de ese proyecto, la retirada de alrededor de 150.000 efectivos estadounidenses debería concluir en marzo del próximo año.

La iniciativa, que será sometida a votación hoy por el Senado, fue aprobada por 218 votos a favor y 208 en contra, pese a las advertencias del jefe de las fuerzas de EE.UU. en Irak, general David Petraeus, quien señaló que una medida de ese tipo sumirá a ese país en el caos.

El proyecto prevé una asignación extraordinaria de 124.000 millones para financiar las operaciones de las tropas en Irak.

El presidente Bush ha advertido que vetará cualquier proyecto que establezca plazos para la permanencia de las tropas estadounidenses en ese país árabe. Según el legislador demócrata, John Murtha, uno de los más férreos críticos de la guerra, la aprobación del proyecto supone un llamamiento para que la Casa Blanca rinda cuentas por los errores cometidos en el conflicto.

Murtha fue el último orador demócrata en el debate que precedió a la votación que reflejó la intensa división que ha provocado la guerra en el espectro político estadounidense.  Poco antes, el también demócrata James McGovern dijo: “Este terrible capítulo de nuestra historia debe terminar (…) !Basta!”.

“Nuestras tropas están involucradas en una guerra civil sin un enemigo claro y sin una estrategia clara para el éxito”, afirmó, por su parte, el líder de la mayoría demócrata, Steny Hower.

Sin embargo, el republicano Jerry Lewis, advirtió que la decisión será vista por “Al Qaeda, como el día en que la cámara tiró la toalla”.  Fuentes legislativas manifestaron que se espera que la medida también sea aprobada mañana por estrecho margen en el Senado, para ser enviada después para la promulgación del presidente Bush.

El debate y aprobación del proyecto también constituye el mayor enfrentamiento entre el Congreso, que controla los fondos para el conflicto, y la Casa Blanca, que tiene la autoridad constitucional para el manejo de la guerra.  Bush ha reiterado una y otra vez que vetará el proyecto y esa advertencia fue repetida hoy por la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, quien lamentó la “muy trágica situación” en Irak, pero afirmó que una retirada militar “creará un vacío de poder” en ese país árabe.

La única posibilidad de superar el veto presidencial sería que los detractores del conflicto en el Congreso de EE.UU. pudieran conseguir más de dos tercios de los votos de los legisladores.

Según fuentes del Congreso, esa posibilidad es virtualmente inexistente debido a la escasa mayoría que los demócratas tienen en ambas cámaras legislativas.

En un intento por neutralizar la marea de oposición a la guerra, el general Petraeus se reunió hoy con los legisladores a puerta cerrada para informarles sobre la situación en Irak.

Fuentes legislativas indicaron que en ese encuentro el militar indicó que ésta ha mejorado y repitió su advertencia de que una retirada estadounidense provocaría el caos en Irak.

Posteriormente, en una reunión con periodistas, Petraeus señaló que los asesinatos sectarios han disminuido en Irak y que el progreso en la provincia de Anbar ha sido “increíble”.

También manifestó que el primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, “está haciendo todo lo posible” por conducir al país.

Durante su reunión a puerta cerrada con los periodistas, un grupo de manifestantes se reunió frente al Congreso para gritar consignas contra la guerra y exigir que “las tropas vuelvan, ahora”.