Cambio ciclo financiero: observar, comprender, actuar

http://hoy.com.do/image/article/807/460x390/0/A3DAF00B-0E97-4500-8949-ABFD483544CD.jpeg

Para tomar las riendas de tu movimiento financiero, lo primero que toca hacer es observarlo. 

La razón para ello es sencilla: fue precisamente la ausencia de atención a la dinámica del flujo de caja –y las decisiones de consumo e inversión tomadas sin sincronía con el mismo– la que causó tu situación financiera actual.

Lo sensato es, por tanto, vencer el impulso de tomar medidas drásticas inmediatas y dedicar unas cuantas semanas a la observación del ritmo del flujo de caja, de forma que las acciones se ajusten a nuestra situación particular. 

¿Qué debemos observar? Lo primero es determinar, a partir de un registro detallado, el costo básico recurrente de nuestra comunidad familiar. 

Este costo básico se compone de los gastos ordinarios en alimentación, transporte, salud, educación, higiene, ocio y cualquier otra partida que sea usual en el movimiento financiero comunitario.

La experiencia muestra que el conocimiento de este costo básico es, en sí mismo, un avance importante en el proceso de higienización financiera. 

Típicamente, mientras no realizamos esta observación de la realidad, no sabemos cuánto costamos, ni estamos sensibilizados para diferenciar en nuestros egresos los costos básicos de otros compromisos financieros.

Que nos permitirá. Este conocimiento nos permitirá cuantificar la diferencia entre nuestros ingresos activos ordinarios y el costo básico.

 El tamaño de esta diferencia –y cuánto de la misma tenemos “ocupada” con consumos que no son básicos, o con obligaciones financieras contraídas en el pasado–determinará nuestros próximos pasos.