Cambios de color en los dientes de los niños Causas.

21_03_2016 HOY_LUNES_210316_ ¡Vivir!5 C

Son muchas las personas que acuden a la consulta odontológica debido a que observan que los dientes de sus hijos pasan de ser blancos a oscuros y en ocasiones, hasta negros.

Muchas personas tienen la creencia de que ese cambio de color puede deberse a una deficiente higiene oral, pero en realidad esa no es la causa, esta situación es producto de un traumatismo (golpe) antiguo. En ese momento comienza un proceso de degradación del color y el diente va cambiando de manera progresiva. Hay que destacar que el cambio de color de un diente por traumatismo no es lo mismo que una caries progresiva de color negro. Es muy común en dientes temporales (leche) y normalmente no solo afecta a nivel funcional, sino que causa problemas estéticos.

Lo que resulta dañado cuando ocurre un golpe fuerte es el paquete vásculo-nervioso (pulpa) el cual va dentro del diente, tanto si es un diente temporal (leche) o definitivo.
En principio puede presentar síntomas de dolor o no y el diente va cambiando de color progresivamente. Este cambio se produce porque al romperse la arteria, la hemoglobina que contienen los glóbulos rojos degenera y el hierro de la misma es lo que provoca que el diente se vuelva negro al entrar en los túbulos dentinarios. Ese cambio es el que indica que existe infección, pero lo ideal es hacer una endodoncia (tratamiento de canal) antes de que se oscurezca. En el caso de los niños que tienen dentición temporal (dientes de leche) hay que tomar cuidado con las caries y los impactos, ya que la dentición permanente podría verse afectada si no se trata de manera adecuada. La conservación de un diente temporal es importante porque estos guardan el espacio para los permanentes.

Cada niño tiene una situación particular ante la presencia de un cambio de color de un diente, por lo que para solucionar este problema es necesario visitar al odontopediatra para que se realice una evaluación y determinar el tipo de tratamiento que será más efectivo, ya que puede ser que solo presente una inflamación de la pulpa (nervio) o que sea un caso de necrosis (muerte de la pulpa). Si el diente definitivo ha terminado de erupcionar en el niño(a), se puede hacer tratamiento de canal; si por el contrario, el diente es temporal, existen otros tratamientos que asegurarán que la pieza se mantenga o crezca sana. Los odontopediatras cuentan con formación especializada para escoger el mejor tratamiento.

Un golpe en un diente, aunque a simple vista sea imperceptible, podría provocar daños irreversibles a largo plazo y la necesidad de tratamientos mucho más costosos si no se acude a un odontopediatra que valore el alcance del impacto.
Para más información, escríbanos a info@odontodom.com.