Cambios en el rol de padres

http://hoy.com.do/image/article/836/460x390/0/798AFF08-5F38-412A-9C24-1B97B234E6FD.jpeg

Los tiempos cambian y se han logrado avances en todos los órdenes… y la paternidad no es la excepción.

Tanto por el hecho de que la madre está más integrada al trabajo productivo como por la  mayor conciencia que tienen los hombres acerca de la importancia de su rol en el hogar, ellos cada vez más  van dejando de lado su papel tradicional de proveedor del hogar y de ser la figura que inspira, más que respeto, miedo.

Así, es común ver cómo el hombre asume roles que antes eran propios solamente de la mujer, lo que redunda en beneficio de la unión conyugal y de las relaciones armónicas con los hijos.

Desde el embarazo es común que él acompañe  a la futura madre a la consulta prenatal; que esté pendiente de los exámenes médicos;  de la evolución de la criatura y de la salud en general de ambas.

Papá ayuda a escoger la ropa, a preparar el cuarto y da su opinión en cualquier tema que atañe al niño. Muchas veces  hace cosas con sus propias manos para su bebé.

Así mismo, es común  que esté presente en la sala de parto, sobre todo si se trata de centro médicos privados  y es posible que sea él quien haga las primeras fotografías o videos del recién nacido.

Y ya en el hogar, él cambia pañales, da el biberón, saca los gases,  baña y duerme al bebé y se turna para que mamá descanse, sobre todo si el parto ha sido por  cesárea.

Permiso postnatal a los padres. Como una forma de igualar la situación del hombre y  la mujer en los aspectos laborales y dar al padre la posibilidad de acompañar al hijo y de estrechar los vínculos afectivos con este lo más temprano posible, ya en países como  Chile,  Cuba  y Suecia   han incorporado el permiso postnatal a los padres. En el primero, que originalmente el permiso era de cinco días, y de cuatro si el niño es adoptado, ahora  la mujer puede transferir parte de su licencia al progenitor a partir de la séptima semana del permiso postnatal por un mínimo de una semana  y  un máximo de seis.

En Cuba  una ley ofrece posibilidades de elegir dentro del grupo familiar quién disfrutará de la licencia por espacio de un año y  Suecia, el  país más avanzado en la materia,  otorga un permiso de un año seis meses que puede ser disfrutado por cualquiera de los dos  progenitores.

En Brasil   la licencia es de cinco días, en  Perú de cuatro,  en Uruguay de tres y  Paraguay de dos cuando pertenecen a la administración pública. En República Dominicana hasta ahora solo hay licencia para  las madres.

Cuando el niño crece, el padre puede llevarlo a  la escuela, asistir a las reuniones, chequear sus tareas, irá de compras al supermercado y acompañará al hijo en sus juegos. Puede que  los  lleve al cine y a las plazas comerciales a disfrutar los atractivos  y  espacios diseñados para los más chicos. Ahora, con los avances tecnológicos, los padres comparten más horas de televisión,  de videojuegos, crean blogs y disfrutan juntos otros entretenimientos con los niños.

Cuando el padre no está trabajando,  de común  acuerdo con su pareja, él asume más de lleno las labores del hogar.

Todo eso hace posible que el hombre esté más integrado a la familia y  comprenda mejor a la mujer en su papel de madre.

Naturalmente, el hombre ha de tener una actitud positiva y ser receptivo a los cambios  que, en resumidas cuentas, redundan en beneficio de la armonía  y del bienestar familiar.